7 Pasos para hacer un plan de social media marketing

El marketing es una disciplina que ha ido cambiando a medida que han ido surgiendo nuevas tecnologías. La teoría del marketing tal y como la conocemos ahora ha ido evolucionando y se ha ido tornando cada vez más compleja ya que los entornos son cada vez mas competitivos y las herramientas están a a la mano de todos. Es por esto que debemos ser más planificados y a la vez versátiles y adaptables.

En el marketing digital la situación no es distinta. De hecho este es un campo en el que los cambios son introducidos con muchísimas más velocidad y el que no esté listo para ellos verá un retroceso notable en sus ventas.

Para poder atender a las necesidades e innovaciones que impone el mercado digital hay que contar siempre con una estrategia. Ella es la que nos dirá hacia dónde queremos ir y cómo debemos actuar ante distintos escenarios.

En este post nos dedicaremos a evaluar los pasos necesarios para construir una estrategia de social media, una de las claves del marketing digital.

Vamos a construir nuestro plan de Marketing digital:

  1. El target o audiencia objetivo

Al igual que en el marketing tradicional todo comienza con el público objetivo y el producto. Tienes una audiencia clave a la que le vas a vender algo. Cuando hablamos de producto nos referimos a cualquier cosa objeto de una transacción: servicio, producto físico, idea… en resumen, cualquier cosa que quieras vender (y con venta no solo hablamos de dinero, a veces se quiere obtener otra cosa de la estrategia de marketing: leads, seguidores, lectores, donantes, patrocinadores…).

targetA veces caemos el error de ver qué tenemos y luego decidir a quién se lo vendemos, y la verdad es que la estrategia debe funcionar al revés. Cuando detectamos un nicho de mercado ajustamos nuestro producto para llegarle.

La única forma de hacer una estrategia de social media con sentido es entender a quien le vamos a vender. Para ello debes evaluar las variables demográficas, socio-económicas, psicográficas etc.

Una buena herramienta para entender a tu audiencia clave es darle una personalidad. Siéntate a pensar en un cliente tipo, cuál es su personalidad, dale un nombre y pregúntate. ¿Qué edad tiene? ¿Cuáles son sus ingresos? ¿Tienen hijos? ¿Qué les gusta o no les gusta? ¿Qué los motiva? Ve creando tantos perfiles como públicos objetivos tengas, esto te permitirá entender bien cuál es su comportamiento en la web.

  1. Metas y objetivos

Una vez que sabes a quién te vas a dirigir debes tener claro tus objetivos. Tener estos objetivos claros te permite reaccionar rápidamente cuando las campañas de redes sociales no están satisfaciendo tus expectativas. Sin metas, no tienes forma de medir el éxito o probar el retorno de inversión (ROI).

Estos objetivos deben estar alineados con tu estrategia de marketing más amplia, de forma que tus esfuerzos en redes sociales se orienten hacia los objetivos de tu negocio. Tus objetivos deben ir más allá de las métricas de vanidad como Retweets y Likes. Concéntrate en métricas avanzadas como clientes potenciales generados, referencias web y tasa de conversión.

También debes utilizar el marco SMART al establecer tus objetivos. Esto significa que cada objetivo debe ser específico, mensurable, alcanzable, relevante y limitado en el tiempo.

Una vez que establezca tus objetivos, asegúrate de poder medirlos. Encuentre las herramientas adecuadas para rastrear y analizar cada una, para poder cuantificar su progreso. Esto no sólo le permitirá saber cuándo ha llegado, también le ayudará a detectar problemas temprano y ajustar su curso si es necesario.

  1. Realiza una auditoria de tus redes sociales

Para poder medir el alcance de tu estrategia tienes que trazar muy bien un antes. Tienes que entender cuál es el estado actual de tus redes. Y esto no es solo es ver cuántos seguidores tienes. Esto es evaluar a profundidad el desempeño actual de cada red. ¿cuántos usuarios son activos? ¿cuántos son falsos? ¿qué anuncios funcionan mas? ¿a qué hora conviene publicar en el estado actual?

Además de eso debes ver quién controla cada red, que URL dirige a ellas,  qué propósito han servido hasta ahora. Una vez que tengas este panorama claro sabrás hacia donde debes avanzar.

  1. Mira a la competencia

Cuando se trata de redes sociales, tu competencia puede decirte mucho sobre lo que funciona y lo que no. Después de todo, están dirigidos a los mismos clientes. Si ignoras a tu competencia, estás renunciando a una fantástica oportunidad de aprender de sus éxitos y errores.

Para investigar a tus competidores, comienza por escoger tres o cuatro de los mejores. Averigua en qué redes sociales están activos y estudia su contenido. ¿Es gracioso o serio? ¿Qué tipo de referencias culturales utilizan? ¿Hablan de su producto principalmente, o se centran en otras cosas?

Por ejemplo, si vende tablas de snowboard, ¿tus competidores hablan de cómo funcionan sus tablas de snowboard, o publican vídeos sorprendentes de snowboard que simplemente incluyen sus productos? A continuación, ve qué tan bien lo está haciendo cada competidor -por ejemplo, cuánto compromiso, te permitirá determinar qué estrategias funcionan para ellos y cuáles no.

  1. Elije tus canales

Una vez que tienes audiencia detectada, sabes el estatus de tus redes y  has monitoreado a la competencia ya tienes información suficiente para comenzar a elegir tus canales. Para ellos:

– Toma de la auditoría aquellas redes que tienen mejor salud.

– Evalúa en que medios se mueve tu audiencia. ¿de qué te sirve una cuenta en Soundcloud si tu audiencia no está ahí?

– Mira fuera de la caja. El ábaco de redes sociales es más amplio que Facebook, Twitter e Instagram. Hay redes con micro-nichos que pueden ser interesantes para tu marca ¡descúbrelas!

En esta fase debes asegurarte de garantizar el nombre de tu marca en todas las redes sociales en las que creas que puedes tener presencia, así no creas que en este momento sea necesario abrir el canal. Cada vez son más los usuarios que se registran en cada red y menos los nombres disponibles.

  1. Crea un plan de contenidos y un calendario de publicaciones

Tener un gran contenido para compartir será esencial para tener éxito en las redes sociales. Tu plan de marketing de medios sociales debe incluir un plan de marketing de contenido, compuesto de estrategias para la creación de contenido y la restauración del contenido, así como un calendario editorial.

Tu plan de marketing de contenido debe responder a las siguientes preguntas:

Qué tipos de contenido deseo publicar y promover en las redes sociales

Con qué frecuencia publicarás contenido

Público objetivo de cada tipo de contenido

¿Quién creará el contenido?

Cómo promocionarás el contenido

Tu calendario editorial debe incluir las fechas y horas en las que desea publicar blogs, publicaciones de Instagram y Facebook, Tweets y otros contenidos que planeas utilizar durante sus campañas de redes sociales.

  1. Establece canales de atención al cliente

Las redes son una excelente plataforma para comunicarte con tus clientes. En tu plan de Social Media tiene que estar perfectamente descrito cuál será el protocolo de comunicación con tus clientes. Debes establecer quién es el encargado de responder y cómo debe actuar ante situaciones que puedan tornarse complicadas. No es lo mismo atender a un cliente que va a felicitarte por tu servicio que a uno que va a establecer una queja.

Así mismo hay veces en las que el flujo de comentarios es muy amplio. Aunque en un mundo ideal todos nuestros clientes deberían recibir una respuesta, debes tener prioridades sobre a qué mensajes se les responderá directamente y a cuáles no. Todo esto debe quedar perfectamente claro en esta sección de tu plan de redes sociales.

Así mismo debes tener muy claro cuál sera el protocolo a seguir en el caso de que haya una crisis dentro de tus redes. ¿Qué es considerado una crisis? ¿A quién contactar? ¿Qué ser responderá? ¿Se hará un petite comité de crisis?

  1. Prueba ajusta y evalúa tu plan de redes sociales

Una vez que tengas tu plan montado es hora de probarlo. Después de que haya pasado un tiempo, que debería estar establecido dentro del plan, debes proceder a evaluar las acciones y recalcular tu estrategia en caso de que los objetivos no se hayan cumplido. Todo esto tomando siempre en cuenta por qué no se obtuvieron y dónde estuvo la falla.

Medio de comunicación dedicado a los negocios, a las startups, al marketing digital y a los emprendedores. En él encontraremos información sobre actualidad, eventos, formación y muchos otros temas de interés.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *