El arte de emprender una idea

Emprender una idea es Iniciar alguna cosa que requiere una dedicación o esfuerzo con el objetivo de crear y transformar algún pensamiento en realidad. Dicho de otra manera, creer en ti y hacer tus sueños realidad. Debería ser la acción común entre todos los seres vivos del planeta, ¿no os parece? Pues, aunque parezca imposible, muy pocas personas de nuestra sociedad se ha creído esta palabra y define su manera de ser y de entender la vida.

¡Tengo una idea!

Todo cambio o avance es consecuencia de una idea que puede aparecer por arte de magia o porque se quiere y se busca. Hay veces que aparecen de manera involuntaria, con la intención de ayudar a alguien y otras que simplemente son fruto de horas de estudio y trabajo.

Todas ellas intentan cubrir una necesidad personal o de mercado y buscan complacer el sentimiento que todos los emprendedores comparten: crecer.

Empezamos la investigación

Llega el momento que empezamos a plantearnos si podemos transformar esta primera idea en algo tangible. Lo primero que hacemos es buscar la aprobación de nuestro entorno y te encuentras con opiniones para todos los gustos…

emprender¿Lo dejarás todo por hacer esto?

¡Confío en ti, seguro que te irá genial!

¿estás seguro que va a funcionar?

¡Sigue adelante, es una gran idea!

Otros ya lo habrán creado…

Solo son opiniones. La mayoría de ellos no han dedicado tantas horas como tú en el tema, así que tómalas y úsalas para seguir adelante. Nunca deben ser un freno real.

¡Esto va en serio! Desarrollo

Has dicho sí quiero y en este mismo instante se inicia un viaje hacia la transformación de tu idea. ¡Vívelo, es el momento más emocionante de todo el proceso!

Empezamos a trabajar todos los aspectos de creación y definición del trabajo:

  1. Ordenar los pasos con un mapa de ruta (aplicar el método Canvas será de gran ayuda).
  2. Definir acciones concretas desarrollar una empresa, producto o servicio.
  3. Obtener el prototipo de nuestra idea.
  4. Realizar un DAFO.
  5. ¿Qué debo hacer para fortalecer el proyecto?
  6. El branding, la comunicación, el marketing, la parte comercial y otras facetas empiezan a tener peso en el proceso.
  7. Financiación (apuesta por el intercambio y colaboración para reducir gastos).

Pasar por todas estas etapas y hacerlo con éxito augura un futuro prometedor, pero sobretodo, un aprendizaje y un conocimiento imborrable.

De prueba con el prototipo

Después de pasar por diferentes etapas, llegamos al final del proceso de transformación de la idea. Llega el momento de testearlo y probarlo con las personas más próximas o con algunas empresas del sector. Debemos estar preparados para obtener los resultados de las críticas más ignorantes a las más técnicas, esto nos permitirá realizar algunos retoques que nos hará incluso mejorar nuestra propuesta. Puede parecer el momento de la verdad, la que pueda marcar la línea del éxito o del fracaso, pero realmente lo marcarán los próximos acontecimientos.

Go live, el lanzamiento

El go live es el momento culminante de un duro trabajo. El optimismo y la ilusión del primer día desborda nuestro estado de ánimo, es el momento en que más arriba se encuentra un emprendedor, la seguridad y el sentimiento de que todo va a salir como esperábamos. Provoca a tu entorno para que te ayuden en la difusión: Compartir y viralizar tus mensajes. Aquí empezamos a obtener los primeros resultados.

El recorrido de un proyecto

El recorrido que se tenga en los primeros meses son esenciales para conseguir un equilibro que nos permita tener posibilidades. La compensación del trabajo bien hecho lo muestran los resultados de la actividad y los años de vida de una idea.  Durante este tiempo tendremos que ejecutar nuestra estrategia con efectividad y sacar lo mejor de nosotros mismos. Habrá días buenos y otros malos, pero nuestra integridad y nuestra creatividad nos hará avanzar con firmeza.

El arte de emprender tiene esa magia que tiende a la necesidad de crear y materializar con un estilo personal. Un modo de vivir que algunas personas están preparadas para afrontar con naturalidad. Estas personas están acostumbradas a caerse y a levantarse, así tantas veces cuanto les sea necesario. Ellos solamente aprenden y deslumbran por su facilidad de sorprender a los demás y a uno mismo.

 Si eres un de ellos, aprovecha el don innato que te ofrece tu personalidad y emprende tantas veces como puedas. ¡No lo dudes, esta es tu carta para ser feliz!

3 Comentarios

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *