La financiación en el comercio online al alza

Muchos son los clientes que pasan horas frente a su ordenador o móvil viendo un artículo que estamos vendiendo, inmóviles quizás por minutos pensando si comprar eso que contempla como si de una obra de arte se tratase. A veces, la indecisión puede venir porque está evaluando las características del producto para ver si es lo que le hace falta y, en ese caso, sólo con unos pequeños ajustes a la descripción del producto, agregar fotografías o vídeos, o tener agentes de atención al cliente, quizás hagamos la venta. Sin embargo, la mayor parte de las veces, su titubeo puede venir por una razón muy sencilla: la compra se sale de su presupuesto.

Como emprendedores intentamos hacer todo para facilitar la experiencia de compra y tratar de lograr alcanzar cada vez mayores tasas de conversión en nuestras ventas. Sin duda, la tecnología ha abierto más posibilidades de pago y opciones financieras para comercios. Múltiples son los sistemas de pagos en línea que están disponibles hoy en día que soportan transferencias de dinero hacia nuestro comercio, desde empresas especializadas en ello como instituciones bancarias con sus propias plataformas de pago. Sin embargo, las alternativas para que un cliente pueda acceder a financiamiento se reducen básicamente a su saldo disponible en su tarjeta de crédito.

Sin embargo, hoy existe una herramienta más de ecommerce que puede ser puesta a disposición de nuestros clientes para que puedan financiar sus compras. La financiación online instantánea surge como una alternativa para ofrecer a los compradores una mayor flexibilidad a la hora de pagar, permitiendo financiar el contenido de su carrito de compras online de forma rápida y segura, sin necesidad hacer pasar al cliente o a nuestra empresa por un proceso de papeleo en cada transacción, dividiendo el importe total de la compra en cuotas mensuales que se adapten a las preferencias del consumidor.

Estas herramientas de financiación online ofrecen una nueva forma de pago atractiva para el cliente, en tanto que no impacta en su tarjeta bancaria cargándole todo el importe de la compra, para lo cual puede que no disponga del saldo suficiente, sino que adapta el cobro de acuerdo con la frecuencia que este elija.

Desde la perspectiva de nuestra empresa, además de ser una valiosa pieza en nuestro arsenal de recursos para mejorar nuestras ventas, también es una forma de ingresos inmediata y sin riesgos. Con estas plataformas, el importe total de la compra financiada se abona al comercio instantáneamente una vez que el comprador finaliza su proceso de compra en línea, quedando el riesgo de la financiación del lado de la plataforma que gestiona este mecanismo de pagos.

Con este tipo de herramientas podemos, sin duda alguna, impulsar que los clientes que lleguen a nuestra tienda en línea puedan acceder a una forma sencilla y rápida de disponer de la liquidez suficiente para ejecutar la compra, sin que esto impacte su presupuesto actual. De esta forma, posiblemente los clientes podrán comprar productos de precio más elevado y el ticket promedio del carrito de la compra sufra un interesante repunte.

Medio de comunicación dedicado a los negocios, a las startups, al marketing digital y a los emprendedores. En él encontraremos información sobre actualidad, eventos, formación y muchos otros temas de interés.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *