Apple vs Huawei, la carrera por dominar la telefonía móvil

La una lleva décadas siendo el buque insignia del avance y sofisticación de la tecnología informática estadounidense, la otra apareció de repente para disputar el mercado mundial de la telefonía móvil, pero la una como la otra han sido utilizadas por sus respectivos gobiernos como ariete para atacarse mutuamente en la guerra comercial que copaba los titulares antes de que un virus de la familia de los coronavirus se expandiera por el mundo, segando vidas y parando en seco la economía mundial.

 

Estas dos compañías son la californiana Apple y la cantonesa Huawei, y aunque la compañía anteriormente capitaneada por el malogrado Steve Jobs es sustancialmente más grande que Huawei, la potencia que China está demostrando durante los últimos años podría terminar cambiando las tornas.

 

Apple, más de cuatro décadas de historia

 

La compañía cupertina fue fundada por Jobs y Wozniack en un lejano mes de abril de 1976, y con sus altibajos se puede decir que la historia de Apple ha sido una historia de éxito, con sus luces y sus sombras, cierto, pero que de la nada y con mucho trabajo e ingenio ya cuenta con unos activos totales valorados en más de 320 mil millones de dólares (a fecha de septiembre de 2020).

 

La acción de Apple cotiza en 126 dólares, y es un activo tan exitoso que suele utilizarse como ejemplo de compañía en la cual si en vez de consumir sus productos se hubiera utilizado ese mismo capital para comprar acciones, probablemente se hubiera amasado una pequeña fortuna, aunque desde que China ofrece productos de alta tecnología de gran calidad el liderazgo de Apple se está poniendo en entredicho, sobre todo si un mercado como el chino (que está sumando cientos de millones de ciudadanos a la clase media que consume tecnología) se volviese chovinista en cuanto hábitos de consumo, algo que no es tan descabellado si se tiene en cuenta el antagonismo que el gigante asiático tiene con la todavía primera potencia mundial.

 

En cualquier caso, la acción de Apple continúa siendo muy valorada, e incluso se utiliza para invertir en las cada vez más comunes apps de trading online mediante operaciones apalancadas, sin tan siquiera comprar los títulos en bolsa (de decantarse por esta opción el apalancamiento deberá ser vigilado, por los riesgos a los que expone al trader).

 

Huawei, ¿compañía estatal al servicio del partido?

 

Con un valor de la acción de Huawei de 4,43 yuanes y unos activos totales de 77,4 mil millones de dólares (activos totales en el 2017) la tecnológica china lleva casi una década sumida en importantes polémicas, sobre todo en países occidentales, con respecto a la seguridad informática, la protección de datos y la participación del aparato estatal chino en la empresa, lo cual supondría un problema de seguridad muy serio para los países donde Huawei tuviera una fuerte presencia, ya que los dispositivos de la popular marca asiática podrían ser una puerta trasera que se utilizaría por los omnipresentes servicios de seguridad chinos en pro de los intereses de su país.

 

Aunque en honor a la verdad es necesario decir esto no afecta sólo a China, ya que es de conocimiento general que las empresas multinacionales muchas veces actúan como parte del poder blando de los países en los cuales se encuentra la sede social, y en el caso de las tecnológicas (un sector muy sensible y del que dependemos en cada vez mayor medida) pueden convertirse en una especie de Caballo de Troya, sea la empresa china, estadounidense, alemana, rusa o brasileña.

 

Lo cierto es que en estos momentos está en disputa la lucha por la hegemonía mundial, entre un poder que muchos ven en retirada (es probable que esto responda más a deseos de los analistas que a la realidad) y China, que ha sido el país más poderoso del mundo históricamente con pequeñas interrupciones (España y la época de la Monarquía Universal, el imperio otomano de la Sublime Puerta o el siglo largo del Great Britain rule the waves) y como el dinero es alérgico a los periodos de inestabilidad antes de lanzarse a invertir en una de las dos empresas sería muy interesante valorar esos análisis geoestratégicos que están tan de moda últimamente, análisis que antes sólo estaban al alcance de empresas y Estados que podían pagarlos y hoy en día los hay de gran calidad y totalmente gratuitos.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *