Cartas con membrete: aumenta la credibilidad en tu marca

Aunque hoy día vivimos inmersos en un mundo en el que parece primar la inmediatez por encima de todo (y, por tanto, medios de comunicación como el correo electrónico se han convertido en estrellas por derecho propio), las comunicaciones por carta “de toda la vida” todavía son imprescindibles para muchos fines. No solo eso: en algunos casos son imprescindibles, como cuando se trata de enviar una factura física, una circular o una comunicación oficial. Si en tu sector los envíos postales siguen teniendo la misma importancia que antaño, a continuación te daremos algunos motivos para imprimir cartas con tu membrete.

  1. Aumenta la credibilidad

Ofrecer una imagen cohesionada en nuestras comunicaciones impresas aporta un componente de credibilidad entre nuestros clientes que no debe tomarse a la ligera. La importancia de la imagen corporativa es clave, pues ¿cuántas marcas conocemos que inspiran confianza solo porque su logotipo nos resulta reconocible? Por ejemplo, si vas a contratar a alguien o a contar con los servicios de un profesional autónomo u otra empresa, hacerle llegar los detalles de dicha contratación en papel de carta con membrete a buen seguro le brindará mucha más seguridad en cuanto a la decisión de trabajar contigo o para ti.

  1. Permite contactar con tu negocio más fácilmente

Además del logotipo de tu empresa, los membretes habitualmente incluyen tus datos de contacto (dirección postal, número de teléfono, correo electrónico o página web, entre otros), a fin de que los clientes puedan ponerse en contacto contigo si precisan de tus servicios en un momento dado.

  1. Son fáciles de diseñar e imprimir

Si ya cuentas con una imagen corporativa asentada, diseñar el membrete de tus cartas resultará muy sencillo, ya que bastará con añadir tu logotipo y datos de contacto de una forma relativamente estándar (bien en la parte superior izquierda de la carta, con los datos de contacto a la derecha, bien centrado. No recomendamos poner los datos de contacto al pie de la carta; como mucho, en este lugar puede ir la dirección web, pero asegúrate de que las formas de contacto más inmediatas aparecen bien destacadas sobren el encabezado).

  1. Puedes disponer de diversos formatos

Según la necesidad puntual, quizá quieras contar con más de un formato para el envío de tus cartas corporativas. En ese caso, podrás adquirir papel de carta en formato DIN A5 o DIN A4, así como optar por diferentes gramajes (no todas las comunicaciones tienen la misma importancia ni, por tanto, requieren el mismo tipo de papel).

Una buena opción para complementar tus cartas con membrete es imprimir sobres que también lo incluyan. De este modo, ofrecerás un toque adicional de profesionalidad al reforzar la presentación visual de tus comunicaciones y aportar otro modo de incluir tus datos de contacto. Asimismo, si no tienes pensado enviar el documento concreto, sino entregárselo en mano a tu cliente, colaborador o empleado, también puedes encargar carpetas con membrete que de nuevo sirven de refuerzo a tu imagen profesional.

Y no olvides que también podrás enviar comunicaciones con membrete de forma electrónica. Solo tienes que adaptar el diseño de la imagen de tus cartas al correo electrónico ¡y listo! La imagen que ofrecerás será mucho más coherente y eficaz. Si aún no lo has hecho, ¿a qué esperas para probar?

Medio de comunicación dedicado a los negocios, a las startups, al marketing digital y a los emprendedores. En él encontraremos información sobre actualidad, eventos, formación y muchos otros temas de interés.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *