Claves para que un lugar de trabajo sea perfecto

Existen muchos factores que influyen en que un negocio acabe por tener éxito o deba dar por finalizada su aventura empresarial. Nos referimos a cuestiones tan básicas y tan importantes como pueden ser el llevar a cabo un plan de viabilidad, estudiar a la competencia, calcular los gastos que se van a tener al inicio y el tiempo que se requerirá para, cuanto menos, poder recuperar esa inversión, las previsiones iniciales que se puedan tener, los problemas más comunes a los que habrá que hacer frente y cómo… Pero más allá de todo esto hay una cuestión innegable que es el espacio en sí en que se lleva a cabo el trabajo. La oficina ha de contemplarse como una herramienta más que, cuanto menos, puede aumentar la rentabilidad y la productividad de un negocio. Veamos con algo más de detalle qué se precisa para hacer que este espacio sea el ideal.

  • Servicio de limpieza de oficinas por horas. Porque habrá que mantener este lugar en las mejores condiciones posibles y debe quedar muy clara la diferenciación de tareas entre empleados y entre profesionales de este sector. Además de por cuestiones de salud, que no deben obviarse, también es importante la correcta higiene para una correcta presentación e imagen de la empresa en la que se está trabajando, máxime si se puede estar en contacto directo con el público o se llevan a cabo reuniones o similares. Con este servicio, como el que ofrecen desde la empresa MyPoppins, lo que se obtiene es el tiempo exacto que se pueda necesitar de un profesional preparado para obtener los mejores resultados.
  • Una buena ubicación. Esto siempre será un plus, aunque no se vaya a estar de cara al cliente pero habrá que ver hasta qué punto compensa con el precio del alquiler que se tenga que pagar porque, como es lógico, las mejores localizaciones serán las más costosas pero, al tiempo, pueden servir a modo de escaparate para que una empresa que no sea tan conocida acabe por hacerse eco entre los transeúntes que pasen cerca día tras día. Todo será cuestión de hacer una tabla y contemplar bien tanto los pros como los contras.
  • Buena conexión a Internet. Es cierto que las empresas pueden ser de muchos tipos y ofrecer casi todo tipo de bienes o servicios pero no es menos cierto por ello que, prácticamente, todas requerirán de una buena conexión a la Red. Hoy en día una empresa que no figura en Internet es casi inexistente porque buena parte del público al que se dirigen prefieren, cuanto menos, echar un vistazo antes a otras valoraciones de clientes anteriores, a los detalles de lo que se ofrecen, a la posibilidad de poder llevar a cabo comparativas… Así que Internet será fundamental. Si se trata de un espacio de oficina compartido (o lo que se ha venido a denominar como coworking) se podrá ver que éste es uno de los servicios estándares que suelen ofrecer. Sino fuera el caso, mejor exigirlo.
  • Coworking. Y haciendo mención al coworking, éste puede ser la alternativa perfecta si lo que se está buscando es un lugar que cumpla con todas las características que podemos necesitar (incluyendo una ubicación envidiable, como ya mencionamos) pero se quiere ahorrar en costes. Estos lugares se han puesto cada vez más de moda y pueden servir, incluso, de fuente de inspiración entre unas empresas y otras.
  • Espacioso y luminoso. En definitiva será contar con los metros cuadrados que, de verdad, se vayan a precisar porque en función a esto el precio puede cambiar mucho pero escatimar en este sentido tampoco tendrá ningún sentido, máxime si hay una proyección de futuro próxima de crecimiento o se empieza a notar que esto ya es, prácticamente, una realidad porque será una manera de poner freno y eso no tendrá sentido. En cuanto a la iluminación es porque ayudará a trabajar, a que la vista se acabe por cansar menos (que bastante lo hará ya con las pantallas de los ordenadores) y siempre que haga algo de sol esto servirá hasta de estimulo a los empleados. Y todo por no hablar del ahorro en la factura de la luz que supondrá.
  • Espacio para el descanso y también para poder comer. Esto se puede interpretar como un lujo, de empresas muy avanzadas y modernas como lo podrían ser las de Google. Puede ser que sea así pero también es a lo que hay que aspirar porque, sin lugar a dudas, a ellos les funciona a las mil maravillas. Los trabajadores que saben que tienen la confianza de sus jefes para administrar sus horas y tareas suelen rendir más y mejor. De vez en cuando, una pausa a tiempo, puede suponer hasta un ahorro para el empresario. Y lo de lugar para comer es, en realidad, para que conciban ese espacio un poco como propio, no tanto como su hogar pero casi. A fin de cuentas en una oficina se pasan muchas horas del día, semana, mes y año.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesitas ayuda?