La herencia de tu negocio: todo bien atado en el testamento

Planificar bien cada uno de los aspectos de nuestra vida está directamente relacionado con nuestra satisfacción personal. Todos los cabos deben dejarse bien atados conforme vamos envejeciendo, única manera de sentirse realizados. Uno de dichos cabos es la herencia de nuestro negocio y no siempre le prestamos la atención que merece. Esta tarea se ha simplificado en alta medida gracias a la labor de los profesionales de la ley y depende de nosotros acudir a los mejores del sector.

¿Qué puede hacer por mí un abogado de herencias?

Puede que las herencias y testamentos sean conceptos conocidos por la mayoría de la sociedad; no obstante, a la hora de la verdad solemos sentirnos sin la información pertinente para cubrir todas nuestras necesidades y voluntades. Por esta razón, muchos despachos se han especializado en cubrir dicho hueco en el mercado y ayudar a cientos de personas en el proceso.

Si buscamos durante unos minutos, seremos capaces de encontrar abogados de herencias en Madrid. Solo hemos de fijarnos en los servicios ofertados y los casos de éxitos para asegurarnos la máxima efectividad en aquello que contratamos. Porque quedarnos con la excelencia es posible y únicamente hemos de considerar estos dos factores para alcanzarla.

Dichos abogados se proponen satisfacer las necesidades de dos casos en particular. El primero de ellos recoge a todas aquellas personas que buscan planificar y dejar bien cerrada su herencia llegado el momento; mientras que los otros son los familiares de la persona fallecida cuando les toca reclamar aquello que se les dejó por derecho.

La herencia se trata pues de un acto jurídico en el que cuando fallece una persona, se transmiten todos sus bienes y deudas a los denominados herederos. Debido a ello, no se trata de algo que podamos gestionar por cuenta propia y estos profesionales de la ley se encargan de hacer por nosotros un servicio que se considera un derecho fundamental.

 

Planifica el futuro de tu negocio

En ocasiones, la sociedad española decide dejar de lado el futuro de su negocio. Se suele relacionar el hecho de realizar un testamento con la tercera edad; sin embargo, se trata de un error que todavía estamos a tiempo de solventar. La vida no está libre de imprevistos y hemos de considerar la necesidad de cuidar de las personas que dejamos atrás si fallecemos.

Cuando tenemos una empresa entre manos, son muchos los factores que hemos de considerar. El futuro de esta depende de ello y pasa exclusivamente por nosotros tener todos los puntos pertinentes en cuenta, algo que está directamente relacionado con las herencias y los testamentos.

Al morir, nuestra compañía pasará directamente a la legítima. Es decir, a los herederos directos que les corresponde por derecho. Sin embargo, no siempre estos querrán seguir con el negocio familiar, por lo que debemos cerrar el devenir del negocio y ponerlo en manos de aquellas personas que consideramos pertinentes para llevar todas las funciones a cabo.

En España esto toma especial relevancia. Pocas son las empresas que sobreviven más de tres generaciones, debido en parte al cambio de mentalidad que tienen los fundadores de aquellos que terminan heredando. Debido a ello, si queremos dejar huella en el mercado y asegurarnos que aquello por lo que tanto luchamos sigue adelante muchos años más, tendremos que especificarlo en el testamento.

¿Qué debo tener en cuenta en el testamento?

El principal factor que hemos cumplir, razón por la que los abogados de herencias tienen especial relevancia, es el hecho de cerrar y especificar todo con el máximo detalle. Será la única manera de evitar desacuerdos y juicios por el testamento.

Una de las opciones más escogidas es la de hacer el traspaso de la empresa de forma paulatina, antes de que llegue el momento del fallecimiento. No obstante, si existe una falta de confianza, siempre se podrá realizar directamente en el momento de la muerte.

No siempre tendremos que designar a nuestros hijos como los herederos de la empresa. Si no tienen interés o, por otro lado, crees que no están capacitados, una persona cercana podrá ser el futuro de tu empresa. Solo hay que dejarlo por escrito ante los ojos de nuestro abogado.

Por último, si este es nuestro deseo, siempre podremos establecer la norma de que la empresa no se puede dividir entre los herederos. Una especificación que garantizará el futuro de aquello que levantamos con todo nuestro esfuerzo. 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesitas ayuda?