¿Pagos imprevistos? Descubre las ventajas de un microcrédito rápido

La cuenta de ahorros no siempre dispone del capital necesario, utiliza estas ayudas.

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta cualquier economía doméstica son los imprevistos. Esos gastos con los que no se cuenta, que pueden arruinar cualquier presupuesto y que se llevan todos los ahorros que tan duramente se han estado reuniendo para darse un capricho. El problema es que, en medio de un escenario de crisis como el que aún estamos viviendo, no solo es complicado ahorrar para imprevistos. El dinero que se puede tener en reserva a menudo puede que no sea suficiente para afrontarlos. ¿Existe alguna solución? Afortunadamente, sí. Los microcréditos, pequeños préstamos a corto plazo con los que se puede cubrir un gasto imprevisto y seguir nuestro ritmo.

Qué es exactamente un microcrédito en términos financieros

Los microcréditos rápidos son préstamos con una cuantía variable, normalmente pequeña, que se pueden pedir online y se recibe una respuesta en pocos minutos. El plazo para pagarlos varía en función de la entidad que presta dicha cantidad monetaria, y pueden ir desde un día hasta varios años, lo cual hace que se puedan cubrir según las posibilidades de quien lo solicita.

Imagina por un momento que se avería el coche que necesitas para trabajar. No puedes permitirte esperar a cobrar el próximo mes y tienes que pagar al taller para recogerlo. Con un microcrédito puedes hacer frente a ese pago, tener el coche en perfecto estado y seguir con tu vida, sin que te haya supuesto un problema del que sería difícil salir de otro modo.

Qué tener en cuenta a la hora de pedirlo

Los microcréditos destacan por ser rápidos y no necesitar demasiado papeleo, como pasaría si entraras en un banco, aunque ya hay bancos que los ofrecen. Hablaremos de ello más adelante. Lo que debes tener en cuenta es que necesitas contar con ingresos demostrables. Esto es evidente, puesto que te van a prestar dinero, pero esperan recuperarlo, pues al fin y al cabo es un negocio financiero.

Casi todas las entidades que hacen estos préstamos sólo te pedirán 3 cosas: tu identidad, un número de cuenta para ingresar el dinero y un justificante de ingresos, normalmente una nómina. Después de presentarlo, la respuesta es casi inmediata. Por ejemplo, Zaplo te dice si la operación es viable en solo 15 minutos, de modo que puedes pagar tu imprevisto casi en tiempo real.

Algo que también debes valorar es el plazo elegido para pagar el crédito. Dependiendo de la cantidad, el pago puede ser uno solo o se puede fragmentar en mensualidades. Sea como sea, tendrás que hacerlo con intereses. Cuanto más tiempo pase desde que has pedido el dinero hasta que lo vas a liquidar, mayor será la cantidad a pagar. Lógico al fin y al cabo, ¿verdad?

Bancos que ofrecen microcréditos rápidos

El aumento de este tipo de préstamos de cuantía reducida está llevando a algunos bancos a ofrecerlo ellos también. Sobre todo los que forman parte de la llamada nueva banca, que opera a través de Internet y reduce los costes al mínimo para prestar servicio a sus clientes de forma eficaz sin incurrir en gastos innecesarios.

Este tipo de bancos permiten acceder a créditos rápidos, además de tener una cuenta tradicional, con la únicas diferencia de que todo se hace en línea normalmente. Un banco como EVO Finance ofrece préstamos y tarjetas de crédito, además de préstamos personales para gastos imprevistos y hasta pequeños proyectos que buscan financiación.

Gracias a los microcréditos, los gastos imprevistos no asustan tanto. Nos permiten seguir con nuestro ritmo de vida sin tener volver a hacer cuentas cuando se rompe la caldera o llega el momento de renovar un electrodoméstico, porque el antiguo ha llegado al final de su vida útil.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *