Traducciones técnicas profesionales para contenido digital

Desde crear una campaña de marketing hasta afinar los detalles de nuestro sitio web, la tarea de redacción y revisión del contenido puede ser por demás retadora, en tanto no sólo queremos evitar errores ortográficos y de redacción, sino que queremos que el mensaje sea simple, claro, fácil de entender y donde se haga un uso apropiado de la terminología aplicable.

Cuando ampliamos el alcance de nuestra organización o marca personal más allá de una zona geográfica específica que comparta nuestro mismo idioma, traducir todo el contenido puede no sólo ser un detalle agradable para quien acceda al mismo y que entiende nuestra lengua, sino que puede llegar a ser una necesidad para permitir que mensaje realmente penetre dentro de un mercado foráneo.

Aunque puede que estés en capacidad de hacer una traducción de calidad en otro idioma que domines (como por ejemplo, al inglés), y existan algunos softwares de traducción que funcionen relativamente bien para algunas cosas, obtener traducciones técnicas profesionales probablemente sea siempre la mejor idea. Después de todo, así como quieres que el mensaje que das en tu propio idioma sea impecable y sencillo de entender, lo mismo deberías querer en lo que presentes en otros idiomas.

Recomendaciones para traducciones técnicas profesionales

Si te dispones a efectuar la traducción de contenido relevante para tus clientes efectivos y potenciales en otras geografías, te recomendamos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Utilizar softwares de traducción no es suficiente

Atrás ha quedado el tiempo en que los softwares de traducción simplemente traducían palabra a palabra el contenido, resultando en un texto sin ningún sentido. Hoy en día existen muchas herramientas que eligen las palabras más acertadas de acuerdo con el contexto de lo que están traduciendo y logran inclusive mantener una coherencia gramatical decente.

No obstante, estos softwares y herramientas funcionan mejor en unos idiomas que en otros y aún no logran alcanzar una buena traducción en la mayoría de los casos, sobre todo cuando el texto deja de ser una oración simple. En este sentido, estos softwares usualmente siguen teniendo problemas para traducir párrafos completos con construcciones gramaticales medianamente complejas, y ni hablar de los errores garrafales que generan al traducir expresiones idiomáticas o de terminología técnica.

Un ejemplo elocuente de esto puede hallarse en un segmento del show televisivo estadounidense conducido por el comediante Jimmy Fallon, donde canciones populares son traducidas utilizando Google Translate a idiomas poco esparcidos por el mundo como el húngaro, y regresados al idioma de origen (inglés). Cuando el resultado es cantado por celebridades durante el programa, la lírica guarda muy poca o ninguna relación con la canción original.

Aún cuando una mala traducción pueda resultar chistosa en un programa de comedia, cuando se trata del mensaje de nuestra organización no sólo podría resultar en algo incomprensible o con poca relación con lo que queremos realmente decir (como las canciones en el programa de Fallon), sino que el resultado podría hasta resultar ofensivo para algunas personas por el poco cuidado que tienes por su idioma o porque, de hecho, la traducción produzca una frase que pueda interpretarse como un insulto.

  1. El reto de la terminología técnica

Uno de los principales retos de la traducción, inclusive cuando esta es hecha por profesionales, es la apropiada traducción de términos técnicos para que sean entendidos y reconocidos por profesionales en otro país. En este caso, puede que el diccionario se quede corto y deba recurrirse a la consulta de material específico en el área –y quizás apoyo de personas que utilicen esta terminología en el idioma al que se quiere traducir- para lograr confeccionar un glosario de términos clave que puedan ayudar a mejorar la calidad y consistencia de la traducción.

  1. Considerar el material multimedia

Más allá del texto escrito, todos los vídeos, imágenes y audios utilizados en la transmisión de una información, deberían de ser traducidos. Aún cuando parte de este material haya sido producido como complemento, debes tomar en cuenta que si en algún momento consideraste incluir vídeos, fotografías y audios como parte de tu estrategia de marketing o para mejorar el material que compartes, posiblemente hagan falta en este nuevo idioma al que apuntas.

Es posible que la traducción de este tipo de materiales pueda resultar más costoso y tome más tiempo que el del texto. Es por esto que una vez que hayas tomado la decisión –o al menos te planees- traducir tu contenido a otro idioma, comiences a producir todo el material pensando en que eventualmente podría ser traducido. Por ejemplo, el arte de material gráfico debe ser exigido y almacenado en bruto para permitir alterar los fragmentos de texto que haya de forma sencilla.

  1. Viendo más allá de las palabras: diferencias culturales y legales

Más allá de la traducción de un texto para que mantenga su coherencia lingüística, existen diferencias culturales que deben tomarse en cuenta. En este sentido, lo que en una cultura es totalmente aceptado, en otra puede generar extrañeza o hasta rechazo. Por ejemplo, tutear a las personas puede resultar más aceptable en el español, que en el alemán.

Asimismo, en cuanto al material audiovisual, no sólo basta traducir el texto y doblar las voces (o utilizar subtítulos), sino que algunos gestos o la referencia a algunas actividades pueda ser inapropiada. Por ejemplo, puede que un anuncio publicitario con personas consumiendo alcohol sea apropiado en un mercado, pero esté fuera de lugar –e inclusive sea ilícito- en otros.

Lejos de ser un aspecto trivial, la traducción de contenido a otro idioma es un aspecto requiere gran cuidado, dedicación e, idealmente, ayuda profesional. Al menos actualmente, los humanos siguen haciendo un mejor trabajo que las máquinas en las traducciones y consultar con personas familiarizadas no sólo con la terminología, sino con las costumbres de un país, puede ayudarte a hacer una traducción que sea apropiada desde la perspectiva técnica, cultural y hasta legal.

Medio de comunicación dedicado a los negocios, a las startups, al marketing digital y a los emprendedores. En él encontraremos información sobre actualidad, eventos, formación y muchos otros temas de interés.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *