Ser agente inmobiliario autónomo

Posiblemente desde hace un tiempo has pensado en dar un giro de 180° a tu vida profesional, y aún no sabes a ciencia cierta cuál es la actividad económica que te llevará al siguiente nivel: vacaciones en un hermoso lugar paradisiaco, un auto del año, una bella casa y un grado de estabilidad aceptable para formar una familia.

Algo es seguro, hoy en día muy pocos empleos te pueden ofrecer tal grado de éxito, pero debes entregar muchas horas de tu vida para conseguirlo; sin embargo, ¿qué pasaría si te dijéramos que sí existe una actividad en la que tú puedes decidir de qué manera y cuánto es lo que ganas, teniendo resultados verdaderamente increíbles? Pues bien, básicamente ese es el trabajo de un agente inmobiliario autónomo.

 

¿Qué es un agente inmobiliario autónomo?

A diferencia de aquellos agentes que trabajan bajo un lineamiento y horario, y que por obvias razones perciben un ingreso fijo, pero en muchas ocasiones limitado, un agente inmobiliario independiente puede administrar tantos sus tareas como su tiempo a su antojo, de tal manera que puede optimizar al máximo su día haciéndolo mucho más productivo.

De igual manera, otra de las facultades que tiene es que, a diferencia de un agente de bienes raíces freelance, posee un contrato de indemnización en caso de algún incumplimiento, lo que en cierta medida puede protegerlo y beneficiarlo para que su trabajo no se vea en riesgo.

 

¿Cuáles son las funciones de un agente inmobiliario autónomo?

Básicamente las funciones principales de un agente inmobiliario con estas características son llevar a cabo, desde el inicio hasta el final del proceso, un acompañamiento constante a sus clientes, así como gestionar todos los procesos de compra o renta y los trámites correspondientes con la adquisición de un bien inmueble.

De igual forma, el trabajo de agente inmobiliario autónomo requiere de total disponibilidad de tiempo, si es que en realidad se quieren ver resultados provechosos, ya que regularmente las decisiones de comprar una casa no respetan fechas ni horarios y por ello un buen agente siempre debe estar preparado y al acecho.

 

¿Qué otras características debe cumplir un agente inmobiliario autónomo?

Además de comprometerse con su labor para que su esfuerzo pueda rendir frutos, el trabajo de agente inmobiliario autónomo requiere pasión por servir al prójimo, velar por los intereses de sus clientes y siempre buscar una opción que sea en pro tanto de su presupuesto como de sus necesidades.

Sin embargo, hay que ser conscientes de que el corazón representa sólo el 50% de la ecuación para el éxito de un profesional en esta rama, por tanto, también necesitarás de una profunda formación, que irás obteniendo de forma paulatina, tener el diseño adecuado de un plan inmobiliario, una cartera aceptable de clientes potenciales y conocer a profundidad todos los servicios que habrá de ofrecer.

No está demás que contemples el hecho de tener una página web y presencia en redes sociales, ya que eso te facilitará en gran medida la labor de mantenerte en contacto con tus clientes potenciales.

 

Este es el momento de dar un cambio a tu vida, conviértete en un agente inmobiliario autónomo y consigue lo que siempre has soñado.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesitas ayuda?