Un tiempo compartido no vale lo que dicen, apóyate en la tecnología para salir de el

Los tiempos compartidos no son tan atractivos como afirmaba el vendedor en su presentación de venta. Son caros, probablemente no los usarás tanto como crees, los valores de reventa son increíblemente bajos (lo que los hace difíciles de vender) y seguramente te causarán más problemas.

 

Entonces, si has estado pensando en comprar un tiempo compartido o si alguien te ha dicho: “¡Sal de un tiempo compartido ahora!”, este artículo te interesa.

Los “ganchos comerciales” de los tiempos compartidos

Muchos de nosotros hemos asistido alguna vez a una presentación de un tiempo compartido.  Por lo general, durante las presentaciones comerciales de los tiempos compartidos, te ofrecen algo tentador, como unas vacaciones gratis, un iPad, un crucero, etc. Y así, ¡es cómo te enganchan!

 

Todo lo que tienes que hacer es escuchar la presentación y recibir tu regalo gratis. Suena bastante simple, ¿verdad?  Sin embargo, después de sentarte a ver la presentación de tiempo compartido y escuchar al vendedor hablar sobre todos los “beneficios” de ser propietario de un tiempo compartido, es posible que empieces a cambiar de opinión. Entonces llega el momento en que tu sexto sentido te dice: : ¡Sal inmediatamente! Y nosotros te aconsejamos: ¡Sal de un tiempo compartido antes de que sea demasiado tarde!

 

¿ Por qué? Porque aunque te dices a ti mismo que no vas a comprar nada, el vendedor hace bien la presentación y no puedes resistirte a algo tan atractivo.

 

 

Tu smartphone te ayudará a no caer en la trampa de los tiempos compartidos

 

Es evidente que llegado a este punto estés abierto a firmar el contrato para hacerte con tu tiempo compartido. ¡Espera! Si tienes un smartphone puedes buscar en internet las opiniones de otros propietarios para asegurarte de que estás tomando una buena decisión.

 

Efectivamente, los móviles inteligentes han afectado enormemente al sector turístico: ahora son llaves para acceder a una habitación de hotel o a una vivienda turística, tarjetas de crédito para pagar en cualquier moneda mientras viajas, guías de turista para recorrer y descubrir un nuevo destino, incluso es la conexión entre las personas locales y los visitantes que quieren vivir una experiencia única durante su viaje.

 

Pero volviendo al tema que nos ocupa, si buscas “Opiniones Tiempos Compartidos” en internet descubrirás su cara real y mucho menos amable de la que te está ofreciendo el vendedor:

 

  • Los tiempos compartidos son caros. Si estás pensando en comprar un tiempo compartido, debes saber que debes hacer frente a un pago inicial, a los intereses y a los costes de cierre.
  • Los tiempos compartidos tienen altas tarifas anuales de mantenimiento. Las tarifas de mantenimiento deben pagarse año tras año, independientemente de si se usa la propiedad o no. Si dejas de pagarla, el complejo en el que se encuentra su tiempo compartido puede comenzar el proceso de cobranza. Esto puede causar efectos negativos a largo plazo en su puntaje crediticio y sus finanzas.
  • Los tiempos compartidos son casi imposibles de vender. La razón número uno por la que la gente quiere vender su tiempo compartido es por el aumento de las tarifas de mantenimiento.
  • Puede que no utilices el tiempo compartido tanto como crees. Hay muchas razones por las que es posible que no utilices tu tiempo compartido todos los años, lo que luego se convierte en una pérdida de dinero. Tal vez tengas un año de malos ingresos y no puedas permitirte viajar a tu tiempo compartido, te surja una emergencia, te quieras tomar unas vacaciones en otro lugar, etc.
  • Tiene muchas otras opciones para sus vacaciones. Hay MUCHAS formas de disfrutar de unas vacaciones más económicas. Puedes darte una vuelta por los mejores precios en hoteles y vuelos, usar recompensas de tarjetas de crédito, visitar fuera de temporada, combinar su viaje y más.

 

También tienes que tener en cuenta que puedes alquilar tiempos compartidos de otros propietarios por una FRACCIÓN de lo que han pagado. Por lo general, puedes encontrarlos por un par de cientos de dólares por semana, mientras que el propietario todavía paga las tarifas de mantenimiento cada año, que probablemente sean el doble o el triple de lo que hayas acordado con ellos.

 

Saca partido a tu smartphone para tomar decisiones informadas, y si has caído en la trampa de los vendedores, sal de un tiempo compartido ahora buscando la ayuda de expertos a través de tu teléfono inteligente.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *