“Mama de mayor quiero ser Vendedor”

La palabra comprar es posiblemente la que más pronunciamos al largo de nuestra vida

Soy nuevo en esto y lamento decepcionarte pero no es mi intención descubriros las TOP 10 estrategias que tienes que seguir si quieres mejorar las ventas de tu producto o servicio o como ser el mejor vendedor del mundo.

En este caso me gustaría hablaros de Jhon, un niño de 13 años que una mañana de un sábado cualquiera le confesó a su madre que de mayor quería ser vendedor. La madre en un primer momento no le dio importancia al asunto pero pronto empezó a preguntarse qué habría llevado a su hijo a querer ejercer una profesión sin mucho sentido, poco definida y un tanto mal vista por la sociedad. La madre hubiese preferido que su hijo aspirara a ser profesor, doctor, abogado, periodista o cualquier otra profesión con futuro.

Un par de semanas después Jhon le pidió a su madre si le podía comprar un libro, la madre le dijo que por supuesto y le pregunto que tipo de libro quería. John le dijo a su madre que quería un libro que se llamaba “Usted puede ser lo bueno que quiera ser” de Paul Arden. La madre se quedó un tanto extrañada pero sin más preguntas le compro el libro a su hijo.

La mañana que el libro llegó a casa, Jhon estaba en el colegio y su madre aprovechó para ojear el libro que su hijo le había pedido, resultó ser un libro muy fácil de leer, así que la madre pudo terminarlo esa misma mañana.

Entre otras cosas este libro trata sobre gente con talento que apuesta por imaginar lo inimaginable y hacer posible lo imposible.

Cuando la madre llegó a las página 119 entendió porque su hijo le había pedido aquel libro y sintió que debía sentirse orgullosa de la vocación por las ventas  que tenía su hijo.

Si, de acuerdo, yo vendo. Pero eso es lo que hace todo el mundo.

Todos vendemos.

Todos estamos metidos en publicidad.

Forma parte de la vida.

Aquel día la madre de Jhon entendió que vender significaba mucho más de lo que ella había podido imaginar y se dio cuenta que no tenía que cuestionar a su hijo por querer dedicarse a las ventas.

Con esto solamente quiero eliminar la falsa creencia que las ventas es algo a lo que nos dedicamos aquellas personas que no teníamos una vocación definida o que simplemente no llegamos a ser algo mejor y tomamos este camino improvisado. Si eres vendedor, igual que yo, debes sentirte muy orgulloso de ello.

Si te ha gustado lo que has leído en los próximos posts, hablaré básicamente de aquello que me gusta y me apasiona, ventas, eCommerce, startups, emprendimiento entre otros.

Los que me conocen me definen como Emprendedor. Mi pasión son las ventas y la tecnología. Cree mi primer eCommerce a los 20 y he desarrollado mi carrera profesional en departamentos de ventas y desarrollo de negocio en empresas tecnológicas.
Etiquetas:,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *