Proyectos de co-creación: cambiando la forma de innovar

Vivimos en una era en la que el trabajo tal y como lo conocíamos está dejando de existir. Los modelos de negocio se están moviendo y con ellos la forma en que las personas crean, comparten e innovan. Y de esta manera nace la co-creación.

Las organizaciones poco a poco se están alejando de los modelos de trabajo tradicionales; están teniendo un enfoque mucho más audaz en innovación lo que promueve espacios de creación. Gracias a estos movimientos han surgido conceptos que seguramente te son familiares: crowdsourcing, open innovation y uno más reciente conocido como co-creación. Aunque estos conceptos son complementarios reflejan diferentes aplicaciones de gestión de la innovación y la idea.

Hablemos primero de open innovation o innovación abierta

La innovación abierta, también conocida como innovación externa o en red, se centra en descubrir nuevas ideas, reducir el riesgo, aumentar la velocidad y aprovechar recursos escasos. Con una mejor comprensión de “lo que está ahí fuera”, una empresa es capaz de reducir el riesgo mediante la combinación de capacidades externas con recursos internos de innovación. La vieja pregunta de “¿Por qué reinventar la rueda?” se aplica claramente, ya que la innovación abierta permite a una empresa conectarse con alguien que ya ha desarrollado la tecnología que necesita o que está más avanzado en el camino del desarrollo.

La innovación abierta crea un entorno donde las personas y las organizaciones pueden participar activamente en la creación de soluciones mutuamente beneficiosas. A través de la innovación abierta, la toma de decisiones se está convirtiendo en un proceso verdaderamente democrático. Permite un acercamiento más audaz y más amplio a la resolución de problemas. Sugiere interactuar con grupos más amplios de partes interesadas y construye un compromiso comunitario colaborativo en torno a desafíos y problemas específicos: las ideas y el flujo de entrada a las organizaciones desde el exterior y las soluciones inteligentes e innovadoras se generan fácilmente. La innovación abierta es una forma inclusiva y social de resolver problemas complejos y mejorar los procesos.

Entonces, ¿Qué es el crowdsourcing?

El crowdsourcing es una idea de negocio muy real e importante. Las definiciones y los términos varían, pero la idea básica es aprovechar la inteligencia colectiva del público en general para completar las tareas relacionadas con el negocio que una empresa normalmente realiza ella misma o bien o subcontratar a un proveedor. Sin embargo, la mano de obra libre es sólo una parte estrecha de la tendencia del crowdsourcing. Lo que es más importante, es que permite a los gerentes ampliar el tamaño de su grupo de talento. Además de obtener una visión más profunda de lo que realmente quieren los clientes.

El crowdsourcing puede mejorar la productividad y la creatividad al tiempo que minimiza los gastos laborales y de investigación. El uso de Internet para solicitar retroalimentación de una comunidad activa y apasionada de clientes puede reducir la cantidad de tiempo que se gasta recolectando datos a través de grupos de enfoque formales o de investigación de tendencias, al mismo tiempo que siembra el entusiasmo por los próximos productos. Al involucrar a un grupo de clientes en procesos clave de marketing, branding y desarrollo de productos, los gerentes pueden reducir los costos de personal y los riesgos asociados con la incertidumbre de la demanda del mercado.

¿Y la co-creación?

Si bien la innovación abierta sugiere una colaboración activa entre diferentes organizaciones y el intercambio de propiedad intelectual, la co-creación se relaciona más específicamente con la relación entre una organización y un grupo definido de sus partes interesadas, generalmente sus clientes.

La definición más común es: “Un proceso activo, creativo y social, basado en la colaboración entre productores y usuarios que es iniciado por la firma para generar valor para los clientes.” (CK Prahalad y Venkat Ramaswamy, Co-Opting Customer Competence, 2000). La co-creación significa trabajar con los usuarios finales de tu producto o servicio para intercambiar conocimientos y recursos, a fin de ofrecer una experiencia personalizada utilizando la propuesta de valor de la empresa. Mientras que crowdsourcing es gente que crea una gran idea para ti, la co-creación es sobre la gente que trabaja con las compañías para hacer una buena idea aún mejor. La co-creación es también una forma de mejorar el compromiso del cliente al involucrarlo directamente en los procesos de creación de valor y desarrollo de productos de la empresa.

La co-creación no es algo nuevo, desde hace mucho tiempo los clientes ya podían opinar y personalizar muchos de los productos de las empresas, sin embargo Internet ha abierto la puerta a muchísimas posibilidades.

¡Suena bien! veamos un ejemplo:

Wish-will.com es una plataforma que fomenta proyectos de co-creación en distintas áreas como la música, el arte, la literatura, la ciencia, la filosofía, la naturaleza, etc. En fin, cualquier disciplina que apasione a sus usuarios. El objetivo es que esas ideas que emocionan a los creadores no queden relegadas a hobbies sino que se conviertan en proyectos reales.

  La plataforma funciona como un modelo de co-creación y ofrece dos formas de participar:

  • Siendo un promotor: acá el que tiene un proyecto en mente se comunica con la plataforma y propone su idea.
  • Siendo un soñador: esta forma de participación permite a los interesados enterarse sobre los nuevos proyectos propuestos por los promotores.

Como a menudo las ideas se quedan en llevarlas a cabo puede resultar no solo complicado, porque no se cuenta con los recursos humanos, sino muy costoso, porque tampoco se cuenta con los recursos financieros.

¿Cómo innova Wish Will?

Poniendo a disposición de los creadores una red de profesionales que se encarga de diseñar las ideas y producirlas desde 50€/prototipo. Gracias a la creación colectiva, con grupos de entre 15 y 20 personas, es posible llevar a cabo el proyecto por una inversión tan baja.

Hasta ahora la plataforma ha llevado a cabo el proyecto con desarrollos de moda para hombres y mujeres y tiene entre manos otras iniciativas relacionadas con el rubro.

Ya que se trata de una creación colectiva, todos los miembros del equipo, así como el promotor, obtienen un rendimiento del 5% de las ventas que genere su proyecto.

Lo interesante es que no solo se basa en un proceso de co-creación, sino que en el proceso de producción de cada una de las ediciones limitadas de los proyectos, utilizan talleres que trabajan con personas en riesgo de exclusión social.

Este es solo uno de muchos proyectos que buscan juntar ideas con recursos humanos creativos y preparados para desarrollar excelentes proyectos.

Cualquiera de estos modelos de negocio no se centra necesariamente en la estructura completa de una empresa. Sino que pueden ser aplicados a proyectos pequeños, departamentos, o como en el caso de Wish Will pueden representar un negocio y una oportunidad a la vez para emprendedores.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

o escanea el código