¿Cómo proteger las relaciones entre empresas y clientes?

Las empresas tienen numerosos tipos de relaciones con terceras personas. La atención al cliente y la venta al público son algunas de las más comunes. Lidiar con otras personas implica estar preparado para cualquier reclamación que estas personas quieran hacer, por lo que es fundamental que una compañía tenga un seguro que se anticipe a estos problemas. ¿Cómo proteger las relaciones entre empresas y clientes? Pues, a través de los seguros de responsabilidad civil, que cubren los posibles daños o perjuicios a terceras personas, pero también la defensa jurídica frente a reclamaciones. A continuación, hablaremos un poco más sobre la importancia de este seguro para garantizar la continuidad de la empresa.

Las relaciones entre la empresa y los clientes

En primer lugar, las empresas mantienen muchos tipos distintos de relaciones con terceras personas:

  • Atención al cliente
  • Venta al público
  • Entrega de mercancía
  • Prestación de servicios

Esto quiere decir que toda compañía corre el riesgo de tener una reclamación, si alguna de estas partes no está satisfecha con la interacción. Estas reclamaciones podrían perjudicar seriamente a la empresa, en caso de que no cuente con los recursos necesarios para resguardar su patrimonio, como el seguro de responsabilidad civil. La responsabilidad civil ayuda a proteger la relación empresa cliente, resguardando el patrimonio empresarial.

¿Por qué es necesario contar con un seguro de responsabilidad civil?

La mayoría de las empresas se benefician de la contratación de un seguro de responsabilidad civil que cubra los posibles daños o perjuicios a terceras personas. Estos seguros también cubren la defensa jurídica de la empresa ante reclamaciones de los clientes. Esto quiere decir que, si cualquiera de las partes que se relacionan con una compañía no está satisfecha con sus servicios y presenta una queja, la empresa podrá brindar una respuesta rápida y efectiva.

Cobertura del seguro

Por lo general, las reclamaciones que presentan los clientes se resuelven mediante una indemnización. Para proteger el patrimonio y garantizar la continuidad de la empresa, lo más conveniente es tener un seguro de responsabilidad civil que responda por ella frente a cualquier incidente. Estos seguros cubren la responsabilidad civil de explotación del negocio, para que la empresa esté respaldada, en caso de que se produzca cualquier tipo de daño que surja de su desarrollo habitual. Además, ofrecen una póliza patronal, inmobiliaria, de productos entregados y de trabajos realizados.

Desde luego, la empresa puede personalizar aún más este seguro para que se adecúe por completo a sus actividades. Hay muchos tipos de seguros específicos de rubros como la industria y la construcción. No obstante, todos ellos ofrecen una cobertura básica que cubre, además, la responsabilidad civil locativa y la defensa civil o penal frente a las reclamaciones. Esto incluye cualquier gasto judicial y de asesoramiento.

Las relaciones que las empresas mantienen con otras personas las expone a posibles reclamaciones que habrá que resolver. Los seguros de responsabilidad civil se anticipan a cualquiera de estos problemas con coberturas que protegen el patrimonio empresarial. Por lo tanto, las empresas que quieran dar una respuesta y estar cubiertas se benefician mucho de estos seguros.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *