Cuando se necesita una asesoría si tienes una empresa

Estar al frente de cualquier tipo de empresa es un verdadero e ilusionante reto, pero también tiene su parte negativa: hay que estar pendientes de temas legales, facturaciones, normativas y nuevos reglamentos que pueden convertirse en un verdadero laberinto para el empresario.

Afortunadamente, existe un colaborador clave para llevar todos estos asuntos al día y poder centrar los esfuerzos en el desarrollo del objeto social de la empresa, sin que toda esta montaña de papeleo se ponga por media: la asesoría para empresas y autónomos.

En pocas palabras, un asesor es un profesional de la contabilidad y del mundo de la empresa, que no solo apoya a las empresas en su trabajo diario, sino que posee la capacidad de análisis y previsión suficientes como para proponer cambios convenientes para las compañías.

Hablamos de plantear mejoras, sugerir la concurrencia a ayudas estatales y europeas, y una gran cantidad de acciones encaminadas a mejorar el futuro a corto y medio plazo de los empresarios para los que trabaja.

Por todo ello, la práctica totalidad de las empresas españolas cuentan con la colaboración permanente de una asesoría que se encarga de todo el “papeleo” de la compañía: desde la elaboración de contratos hasta la contabilidad, pasando por las liquidaciones de IVA o el pago de impuestos.

A la “caza” de nuevas oportunidades

La Comunidad Económica Europea es un ente muy interesante para las empresas y autónomos españoles. A través de planes como la Agenda 2030, los estados miembros lanzan ayudas encaminadas a reactivar distintos sectores económicos a través de subvenciones, programas de actualización y formación, etc.

La cantidad de información es tanta, tan continua y confusa que la mayor parte de los empresarios no pueden estar al día de lo que ocurre, sus plazos, cómo beneficiarse de ello, etc.

En este sentido, las buenas asesorías tienen un papel fundamental en el día a día de las empresas españolas. Como trabajan con este tipo de procesos a diario y conocen la naturaleza de las empresas de sus clientes, son el mejor canalizador de este tipo de oportunidades. Y una pieza clave a la hora de que los autónomos y directivos puedan completar bien los requisitos de solicitud y obtener estas ayudas.

Una seguridad ante Hacienda

Por supuesto, otro de los puntos fundamentales de las asesorías para empresas y autónomos es la seguridad que ofrecen a estos respecto a la transparencia de las cuentas y el pago de impuestos a la Hacienda Pública.

Este es el principal motivo de agobio de los proyectos empresariales en España: ¿he liquidado bien mis impuestos? ¿Cuándo se cierra el plazo para el pago del IVA? ¿De qué manera debo deducirme la compra de un vehículo para la empresa?

Estas cuestiones, que supondrían un tiempo de atención ilimitado por parte de los empresarios, son resueltas en tan solo unos minutos por los asesores, que dejan que los autónomos y empresarios se puedan centrar en el buen funcionamiento de sus negocios, la atención a los clientes y otro tipo de tareas más importantes.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

o escanea el código