Cinco claves para empezar a invertir en startups

Invertir en empresas tecnológicas puede ser interesante, siempre que se sepa cómo hacerlo.

Apoyar el desarrollo de empresas de tecnología, las conocidas startups, es algo relativamente nuevo. Aunque se trata de un tipo de operación que cada vez es más habitual, además de una forma interesante de conseguir rentabilidad. Por ello, hay muchas personas interesadas en poner parte de su dinero en este tipo de inversión. Aunque es importante tener en cuenta algunos detalles, en especial si no lo has hecho antes. Estos son 5 puntos clave para iniciarse en el mundo de las inversiones.

Ante todo, paciencia

El primer aspecto que debe tenerse en cuenta es que no se trata de una inversión a corto plazo. La paciencia es clave para invertir en startups porque pueden pasar incluso años hasta que la empresa empiece a aportar beneficios. Además, durante ese período pueden suceder episodios en los que parezca que todo el proyecto se va a perder. Lo mejor es no dejarse llevar por el pánico y continuar con el plan tal y como se planteó en un principio.

Diversificar invirtiendo en varios proyectos

La coinversión es una de las fórmulas más recomendadas para quienes quieren iniciarse en este mercado. Así, en lugar de poner todo el dinero en un solo lugar, se puede invertir en empresas diferentes y reducir el riesgo de pérdidas. Algo similar a lo que se hace en el mercado de divisas y otros productos de inversión.

Quienes llevan tiempo en esto saben muy bien que es difícil que una empresa salga adelante y genera gran rentabilidad, aunque también que cuando una de ellas lo consigue, las cifras pueden ser muy altas. Cuando esto sucede, las posibles pérdidas de otras se compensan con creces. Si en lugar de invertir un millón en una empresa, por muy bueno que parezca el proyecto, haces 5 inversiones de 200 mil, estarás aumentando las posibilidades de ganar mucho más dinero. Y si son 10 de 100 o 20 de 50, se multiplican todavía más.

Analizar el sector al que pertenece la empresa

Hay sectores en los que la innovación propicia el crecimiento de una startup, mientras que otros tal vez tengan demasiada competencia. También puede darse el caso de que haya sectores emergentes que estén en el mejor momento para invertir y conseguir dividendos, mientras que otros empiezan a dar avisos de que se están agotando.

Por ello, lo mejor es conocer un poco más de cerca la actividad de la empresa en la que se piensa invertir. Y aplicando el punto anterior, no centrarse solo en uno sino diversificar para aumentar las probabilidades de éxito.

Infórmate de quién está invirtiendo

Cuando haya una ronda de inversión, dedica tiempo a ver quién apoya la idea. Si ves que los que más lo hacen son expertos, podrás confiar en que se trata de una propuesta con ciertas garantías, dentro del riesgo de estas operaciones.

Quienes llevan años en esto no se dejan llevar por promesas de rentabilidad futura. Hacen bien los deberes. Y con el tiempo, tú también sabrás cómo hacerlo. Aunque al principio está bien aprender de ellos.

Pon un límite

La inversión en startups no puede ser la única en la que tengas tu cartera. Al tratarse de operaciones de alto riesgo, es mejor poner un límite y no ir más allá. Los expertos recomiendan no invertir más de la quinta parte del total de tu cartera. El resto lo puedes tener en productos como fondos, acciones, divisas, etc.

Estos 5 puntos te ayudarán a iniciarte con buen pie en el mundo de la inversión en startups. A medida que vayas avanzando, serás tú quien sigan otros inversores menos experimentados.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *