La asesoría jurídica para pequeñas empresas

Dice el diccionario que prevención es sinónimo de previsión, preparación, disposición, organización o preparativos. En realidad, con una sola palabra bastaría: seguridad. Este es el principal motivo por el que la asesoría jurídica para pequeñas empresas es una realidad cada vez más presente.

 

La aventura de mantener las puertas de una empresa abiertas de par en par supone una mezcla de entusiasmo e incertidumbre. A nadie se le escapan que son muchos los objetivos por cumplir. Llegar a todo sin ayudas es casi imposible. Además, en un mundo en el que los mercados se tornan exigentes y cambian constantemente, no hay tiempo ni oportunidades que perder. Las compañías tienen que estar en el momento adecuado si quieren conseguir resultados pero muchas veces, el equipo humano que hay detrás de ellas, no tiene formación en alguno de los campos. Si hablamos de materia legal, no es extraño que sea necesario un asesoramiento específico para resolver las dudas que se generan. En este sentido, cada vez son más las empresas que cuentan con estos servicios aunque la manera de colaborar está evolucionando. Como señala la Asesoría jurídica GD Legal, ahora se trabaja de forma continua y global con la empresa y no solo en ocasiones puntuales. Así, ya no solo se solucionan conflictos una vez se han desatado sino que se previenen, aumentando la tranquilidad en cada decisión que se toma.

 

¿Qué ha cambiado en la asesoría jurídica para pequeñas empresas?

 

Sabemos que un abogado de derecho procesal para particulares aplica esta rama a una persona en concreto, en este caso, a su cliente, a través de un asesoramiento especializado. Sin embargo, un departamento o asesoría jurídica de una pyme es un equipo que asiste a una empresa global en su día a día, a través de un enfoque preventivo que genera tranquilidad desde que empiezan a trabajar juntos. Y es que éste es el principal cambio que se ha producido. La asesoría jurídica para pequeñas empresas no solo es una ayuda externa; ahora, cada vez es más importante la confianza y los vínculos estrechos entre ambas partes para mejorar la relación, la comunicación y la toma de decisiones. Tanto es así que, lejos de ser dos mundos, se vuelven uno: el mismo equipo.

 

¿Cuándo es necesaria la asesoría jurídica para pequeñas empresas?

 

La mayoría de las empresas cometen los mismos errores. Es una realidad. Desde no disponer de un plan de negocios y emprender sin reflexionar sobre el camino a seguir hasta no invertir en marketing, aunque es uno de los ingredientes principales del éxito.

Ser emprendedor y poner en marcha tu proyecto hasta convertirlo en una empresa, independientemente del tamaño, requiere esfuerzo y formación constante, si quieres destacar sobre el resto de la competencia. Cuántos más conocimientos técnicos y específicos tengas, mejor. Y es que los empresarios necesitan saber en qué mundo se encuentran, qué sucede, cómo se mueve el ámbito económico o qué leyes van a afectar a su empresa. Pero, ¿se puede saber todo? ¿Siempre? Precisamente, otro de los errores que más se comete es no reconocer los puntos débiles de cada uno y no dejarse ayudar por alguien que todavía tenga más conocimientos sobre un aspecto concreto.

 

En este sentido, la asesoría jurídica para pequeñas empresas puede ser necesaria en casos como los siguientes:

 

  • Consultas legales puntuales que dan respuesta a una necesidad concreta. Incluso el negocio que tiene resuelto el día a día de sus preocupaciones legales, puede necesitar un asesoramiento legal de mayor alcance y profundidad.
  • Asesoría jurídica integral, para coordinar todos los asuntos legales y hacer fácil algo que, a priori, parece complejo. En poco tiempo y sumando tranquilidad.
  • Planificación fiscal. ¿Cuentas con un plan de actuación fiscal a medida de tu empresa? Este es otro de los beneficios al contratar un equipo especializado que sabe realizar una correcta planificación fiscal de la empresa y de su estructura accionarial. Además, así asegurarás los llamados beneficios fiscales.
  • Internacionalizar tu empresa. Ha llegado el momento de dar un paso más y descubrir nuevos mercados pero para que el viaje sea positivo, necesitarás apoyo legal y cobertura en esta expansión.
  • Y por último, asesoramientos en conflictos laborales. ¿Sabes cómo actuar ante determinadas situaciones como despidos o reclamaciones salariales? Evitar que la situación se torne más grave es tan fácil como seguir los pasos adecuados. Una asesoría jurídica te ofrece esas claves y te marca los ritmos.

 

Al final, todo se resume con una frase: cuando sabes que las cosas se hacen bien, lo que quieres es seguir haciéndolas así. Y con una asesoría jurídica, eso es exactamente lo que ocurre.

 

Medio de comunicación dedicado a los negocios, a las startups, al marketing digital y a los emprendedores. En él encontraremos información sobre actualidad, eventos, formación y muchos otros temas de interés.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *