La importancia de la gestión del agua en las empresas sostenibles

A día de hoy todos somos conscientes de la importancia que tiene el agua en nuestras vidas, es un recurso natural no renovable y a la vez un recurso limitado.

 

Por ello, se requiere un uso eficiente que haga compatible la satisfacción de las demandas con el respeto al medio ambiente y a los demás recursos naturales.

 

No obstante, llevamos un tiempo encontrándonos en una situación de crisis a nivel global en lo que a los recursos naturales se refiere y el agua es uno de los más afectados.

 

Cada vez llueve menos a causa del cambio climático y también consumimos más agua debido al consumo humano y comercial, las actividades agrícolas, la producción energética y de alimentos de uso cotidiano, etc.

 

Todos estos factores requieren una gran cantidad de agua que se ve amenazada por la contaminación y el cambio climático.

 

Por eso, es imprescindible tomar conciencia de ello y, sobre todo, de la necesidad de gestionar de forma eficiente los recursos hídricos, garantizando su calidad y evitando su degradación para no poner en riesgo su disponibilidad en un futuro.

 

Si tienes una empresa, es importante ponerse en contacto con profesionales como Adiquímica, líderes en tratamiento de aguas industriales, para que te ayuden a realizar un tratamiento de aguas en tu compañía.

¿Cómo se hace la gestión del agua?

 

El ciclo integral del agua abarca una amplia gama de actuaciones en las que el agua tiene que pasar por su potabilización, distribución, saneamiento y depuración.

 

Para ello comprende diferentes fases que conlleva lo siguiente:

 

–   Captación del agua en ríos, pozos, manantiales, embalses y a través de la desalación cuya importancia relativa es creciente.

–   Transportar el agua hasta las plantas de tratamiento de agua potable por medio de canales.

–   El agua es sometida a una serie de procesos químicos y físicos para que pueda utilizarse con todas las garantías sanitarias.

–   Distribución del agua potable hacia viviendas, negocios o industrias.

–   Evacuación del agua utilizada por medio de alcantarillado.

–   Por último, el agua utilizada es tratada en depuradoras de aguas residuales y es devuelta a los cauces o al mar.

 

Una buena gestión del agua debe garantizar un uso sostenible, proteger y recuperar su calidad, tanto para su uso humano como a nivel de ecosistema, y evitar que la falta de agua pueda afectar a la sociedad.

 

Las empresas e industrias deben hacer un consumo sostenible con sus aguas, reutilizándola en la medida de posible e intentar hacer un consumo moderado cada día.

 

Un ejemplo de empresa que ha decidido ser sostenible a través de la gestión del agua es Cepsa.

 

¿Cómo? Concentrando parte de sus esfuerzos en materia de sostenibilidad en la gestión del agua. Su objetivo es lograr una reducción de un 20% en la captación de agua dulce en zonas de estrés hídrico en 2025 respecto a 2019.

 

Este compromiso supondrá un ahorro de más de tres millones de metros cúbicos de agua dulce al año.

 

Este objetivo ha sido fijado por la Mesa del Agua, un grupo de trabajo interno creado en 2021 que analiza la gestión del agua de la compañía para identificar las iniciativas y proyectos que pueden ayudar a alcanzar un uso más eficiente de este recurso.

 

El trabajo realizado por la compañía en los últimos años en esta materia ya ha dado sus frutos, situando a Cepsa como una de las empresas referentes del sector.

 

La protección y el consumo sostenible del agua es uno de los objetivos de las Naciones Unidas y también lo debe ser del mundo. Es importante que todos nos concienciemos, pero lo más importante es que lo hagan las industrias que son las que diariamente tienen un consumo elevado.

 

Para ello ponte en manos de un profesional que te ayudará en tu proceso de gestión de agua para ser una empresa más sostenible.

 

Para conseguir algo grande, hay que hacer esfuerzos grandes, ¡únete!

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

o escanea el código