El préstamo personal para solucionar imprevistos

¿Qué es un préstamo personal?

Un préstamo personal puede ser visto como una forma de conseguir dinero extra para solventar un gasto que ahora no podemos afrontar.

Este tipo de préstamos personales y rápidos tratan de dar apoyo a personas con una necesidad concreta o que deben solucionar una situación de emergencia como: arreglar una avería del coche o en casa, pagar una multa, una visita médica, el reemplazo de un electrodoméstico, etc.

Estos préstamos también sirven para cubrir necesidades de consumo personal, como darnos un capricho, unas vacaciones, un regalo de boda, una pequeña reforma en casa, organizar una celebración familiar, etc.

¿Cómo funciona un préstamo personal?

En términos económicos, el préstamo es una operación financiera mediante la que se da un traspaso de dinero entre individuos o empresas. En estos casos se facilita una cantidad de dinero acordada que deberá devolverse pasado un tiempo previamente acordado.

Un préstamo cuenta con dos partes principales:

  • El prestador: Es quien facilita una suma económica al prestatario.
  • El prestatario: Recibe cierta suma por parte del prestador. Asume el compromiso de devolver el préstamo o crédito junto con los intereses en los plazos establecidos en el contrato.

Es importante aprender a elegir aquellas entidades financieras que ofrecen mejores garantías en base a las necesidades. El prestamista ¡QuéBueno! recomienda que:

“En el caso de solicitar cantidades bajas será más útil para el cliente

quedarse con préstamos que no exigen aval”.

Para estos casos, existen entidades que solo requieren las garantías personales del cliente. Asimismo, procuran ofrecer las mejores opciones de tasas de interés y también períodos más flexibles de devolución.

Préstamos rápidos o urgentes 24h

Los préstamos personales rápidos se conceden en virtud de las garantías personales, y en general, el dinero se entrega al cliente en 24 o 48 horas. Siempre es mejor no apresurarse a la hora de solicitar un préstamo, pero es cierto que hay momentos en los que surgen imprevistos y situaciones de emergencia que requieren disponer de cantidades de dinero rápidamente. Este tipo de préstamos sirven para solucionar estas situaciones.

Contratar un préstamo personal

En los préstamos personales, el tipo de contrato que se acuerda con un ente financiero siempre es escrito. Esta forma permite que queden claros los diferentes puntos que deben cumplirse. En cuanto al contrato se refiere, debe ser claro y evitar confusiones. La ventaja de los préstamos personales es que son más flexibles y requieren menos papeleo lo que facilita que el cliente disponga del dinero al momento.

Consejos antes de pedir un préstamo personal

  • Ser conscientes de nuestra capacidad de endeudamiento.
  • Valorar nuestra capacidad de pago actual y futura.
  • Comparar los costes de los diferentes tipos de préstamo, considerando el préstamo que más se ajuste a nuestras necesidades.
  • Más allá del interés, valorar ventajas y desventajas de cada oferta.
  • Considerar que cuanto más largo sea el período de amortización en el préstamo, las cuotas serán más bajas.
  • Negociar las condiciones del contrato de préstamo.
  • Pedir la copia del contrato en caso de que no se facilite.

Revisar los recibos del préstamo y examinar que las cuotas y pagos coinciden con lo acordado.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *