Productos financieros en el mundo del automóvil

Los productos financieros se ponen a nuestro servicio en la compra de diferentes bienes y nos ayudan a enfrentar sus pagos. No se queda atrás la industria automovilística, que ha creado y desarrollado una serie de productos específicos para mejorar la experiencia del comprador, permitiéndole acercarse a la compra o la adquisición temporal de un vehículo con más facilidades. Te hablamos un poco más acerca de ello.

La mejora de la oferta de los servicios financieros

La industria automotriz ha mejorado su oferta en servicios financieros y productos específicos para el automóvil. Cada vez son más los fabricantes que, para la financiación, sea en modo compra o alquiler, de un vehículo, ofrecen sus propios paquetes de servicios. Esto no solo supone una ventaja para la compañía, en cuanto a imagen, independencia, reputación y prestigio, sino también ayuda a agilizar los trámites y mejorar la experiencia del usuario. Un ejemplo de ello es el grupo Renault, cuya marca de servicios financieros RCI Bank and Services se coloca como una de las más punteras del mercado.

Productos financieros concretos creados para el automóvil

Entre los servicios que se han ido creando, se sitúan en un punto muy ventajoso en el mercado tanto para cliente como para empresario, ya que permite el desarrollo de una amplia cartera de productos específicos que apoyan y facilitan la financiación de las operaciones. Gracias a esto se consiguen herramientas verdaderamente flexibles, útiles y de gran rendimiento. Entre ellas, destacan:

  • Clásicos servicios financieros y de arrendamiento financiero (leasing y renting).
  • Seguro de préstamos.
  • Seguro de automóvil.
  • Asistencia en carretera.
  • Extensión de garantías.
  • Contratos de servicios prepagados.
  • Seguro de pérdidas financieras (seguro GAP).
  • Seguros de pérdida de permiso de conducir.
  • Seguro de vehículo en sustitución.

Los servicios financieros más demandados

El desarrollo de esta tendencia surge para cumplir las necesidades directas del cliente: la cartera de productos cumple con la finalidad de adaptar el servicio a la demanda económica del consumidor y abarcan desde el primer momento, llamado de asesoramiento, hasta multitud de servicios financieros complementarios que culminan en un seguimiento posventa. La emisión de tarjetas de crédito, seguros y préstamos específicos, como el denominado “préstamo coche” se constituyen ya como algunos de los mejores valorados del mercado, junto a los clásicos créditos de compra de vehículos.

  • El “préstamo coche”: es un tipo de préstamo con un tipo de interés muy favorable, aunque se tienen que cumplir requisitos de solvencia probada mediante nóminas y declaración de la renta.
  • El crédito para compra de vehículo es el que más se sigue usando a la hora de adquirir un automóvil. Es muy flexible y personalizable en relación con los pagos y sus cuotas, así como en lo que respecta a las coberturas de imprevistos.
  • El renting o leasing son dos opciones de arrendamiento muy atractivas en caso de ser empresario o autónomo, pues permite alquilar vehículos a un precio muy competitivo, dando solución a la movilidad para los servicios que oferte la empresa sin necesidad de invertir en la compra de una flota. En el leasing, además, dispones de la opción a compra final.

Contar con herramientas que directamente se orienten al mercado del automóvil no hace más que favorecer nuestras compras y hacer que la inversión en vehículos sea mucho más fácil, rápida y económica, en un mercado de productos que promete seguir evolucionando.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

o escanea el código