¿Cuáles son las claves de una buena estrategia digital?

El mundo digital supone un sinfín de posibilidades en todos los aspectos de un negocio. Desde cómo se contacta a los proveedores, pasando por los procesos internos y desembocando en los procesos de distribución, hasta  la venta y promoción de los productos y servicios, la revolución digital ha transformado casi todo a su paso, abriendo las puertas para un salto exponencial en la creación, innovación y eficiencia de los procesos.

A pesar de su impacto en todos los ámbitos, es precisamente en los procesos de cara al cliente donde las posibilidades que generan las tecnologías de comunicación e información son más evidentes, y donde contar con una estrategia digital clara y acertada se hace vital. En este contexto, el área de marketing tiene la desafiante tarea de responder a los cambios en los canales de comunicación, que cada día se multiplican, y de hacer frente a los constantes cambios en los patrones de consumo que el universo digital introduce.

Es entonces cuando el marketing digital debe entrar en juego, para buscar integrar los medios digitales en las estrategias de marketing, ventas, comunicación y publicidad de las empresas. Crear una estrategia de marketing digital acertada es una tarea compleja y amplia dada la cantidad de canales, la diversidad de alternativas y el dinamismo actual de los mercados.

Claves de una estrategia digital

No obstante, es posible enumerar un conjunto de aspectos clave para una buena estrategia de marketing digital:

Análisis del producto y del mercado objetivo

Esta es una tarea primordial para cualquier estrategia de marketing, pero que a veces no es tomada lo suficientemente en serio. Para penetrar en un mercado, es necesario posicionar y promocionar de modo adecuado el producto o servicio, y no contar con suficiente información sobre el mercado puede terminar por hacer perder las posibilidades de tener una estrategia exitosa con un producto realmente bueno. El mundo digital abre el acceso a un universo de información que permitirá establecer puntos de referencia, conocer el comportamiento de ventas del sector, recibir consejos, descubrir casos prácticos y acercarse a los clientes para conocer sus preferencias y hábitos.

Plantear objetivos claros

Una vez se tiene buen conocimiento del producto y de las características del mercado donde se piensa penetrar, el paso siguiente es establecer una serie de objetivos precisos y cuantificables para no perder el rumbo en ningún momento y poder medir los resultados. Desde objetivos generales hasta específicos, estos deben recoger expectativas realistas de lo que se espera de las ventas, captación del mercado, canales abarcados y demás información relevante del mundo físico y del ciberespacio.

Establecer y hacer seguimiento a métricas especializadas

Contar con un conjunto de Indicadores Clave de Rendimiento (o KPIs, en sus siglas en inglés) es un punto vital para hacer seguimiento a los objetivos planteados. La digitalización de los procesos permite cuantificar una buena parte de las actividades que antes resultaba complicado o hasta imposible medir; posibilita disponer de gran cantidad de información que permitirá conocer si una estrategia es acertada o si deben introducirse cambios sobre la misma.

Determinar la viabilidad financiera de la estrategia

Conocer claramente el presupuesto necesario y poder proyectar el ROI de cada estrategia diseñada es indispensable para lograr la viabilidad de la misma, no sólo desde la perspectiva de los objetivos marcados, sino asegurando que cada céntimo invertido genere el retorno apropiado para justificar el gasto.

Abordar integralmente las redes sociales

La penetración actual de las redes sociales las convierten en un canal directo con los clientes, a un nivel personal. Las redes sociales han contribuido a derrumbar cada vez más las barreras que tradicionalmente han existido entre las marcas y los consumidores, permitiendo la interacción en tiempo real y como iguales. El manejo de forma inteligente de las redes sociales es vital, en tanto que permite estar más cerca del cliente y escuchar sus inquietudes y necesidades.

Mantenerse al tanto de las nuevas tendencias

Los mercados siempre han sido cambiantes, pero en la era digital los cambios se producen casi a diario. El dinamismo del mundo digital es tal que las plataformas que hoy son líderes indiscutibles apenas existían hace una década, y quienes dominaban en aquel entonces, puede que ya no existan. Pensar que una misma estrategia va a seguir funcionando siempre es un comportamiento miope que puede generar un fuerte retroceso si no se es capaz de hacer frente a los cambios de forma oportuna.

Más allá de los aspectos enumerados, el mundo del marketing digital se basa en tener una visión de 360 grados de lo que ocurre en el entorno y actuar de forma proactiva y creativa para adaptarse a los cambios. Por esto, disponer de las técnicas y conocimientos más adecuados para el diseño, implementación, medición y seguimiento de un plan de marketing digital cobrará cada vez más importancia, no sólo como un factor que permitirá la diferenciación y el crecimiento de las organizaciones, sino que podrían convertirse en un elemento que termine por resultar clave para la supervivencia de las empresas en los mercados actuales.

Inesdi ofrece a profesionales y empresas la formación más completa y actualizada para que formen parte del sector con más proyección del momento, somos la primera escuela empresarial especializada en innovación digital. El modelo pedagógico de Inesdi incentiva los contenidos innovadores para la gestión empresarial, ayudando a mejorar las capacidades personales y la empleabilidad de los alumnos. Nuestro modelo académico se basa en la adquisición de conocimientos, el desarrollo de habilidades y el fomento de las competencias personales.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *