El uso de calzado minimalista en niños

Opinión   »   El uso de calzado minimalista en niños

Afortunadamente, atrás quedaron los tiempos en que lo padres optaban por comprar al niño un zapato tres tallas más grande de lo que realmente requería en ese momento, para cuando le creciera el pie. En la actualidad, por fin  nos hemos concienzado de que tamaña previsión no solo es innecesaria sino además sumamente perjudicial para la salud de nuestros hijos.

 

Son muchos los motivos por los que elegir un calzado infantil óptimo, además de que resulta fundamental para el correcto desarrollo de la psicomotricidad del niño, es vital para proteger y cuidar del pie. 

 

Debemos tener en cuenta que nuestros sufridos pies soportan todo el peso del cuerpo, nos llevan y nos traen y están expuestos a esos esfuerzos extras a las que son sometidos por nuestros niños todoterreno: saltar, correr, trepar. 

 

Son muchos los factores a tener en cuenta para que los pies de todo el mundo gocen de buena salud, especialmente cuando se trata de los más pequeños. 

 

Llegados hasta aquí cabe destacar que hoy en día y cada vez más, entre entre las alternativas existentes para cuidar de la salud de los pies se encuentra la tendencia del calzado minimalista, un calzado que está cobrando un gran protagonismo. Veamos algunas de las opiniones que está generando. 

 

Opiniones sobre el calzado minimalista

Las opiniones sobre el calzado minimalista no se originan en el calzado infantil, sino que se basan en el deporte, concretamente en la especialidad de running

 

Algunos corredores sostienen que utilizando un nuevo diseño de zapatillas basado en una tela que envuelve toda la parte superior del pie y que en la parte inferior tiene una planta protectora, es posible conseguir la adaptación a cualquier superficie sin el apoyo de recursos externos con tan solo unos componentes de protección mínimos. Fundamentándose en esta premisa podemos asegurar que hace su aparición el minimalismo que se basa en que lo natural es ir descalzo.

 

¿Pero se puede considerar como realmente cierto este argumento?

Para contestar a esta pregunta con éxito, te recomendamos que en lo referente a calzado y, más concretamente a calzado infantil, acudas a la biomecánica, ciencia de la rama de bioingeniería y de ingeniería biomédica, centrada en el estudio, el análisis y la descripción del movimiento del cuerpo. 

 

Concretamente en España contamos con el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), una de las instituciones con mayor reconocimiento en este ámbito y cuyos numerosos estudios se centran también en el calzado infantil.

 

Es precisamente a partir de uno de estos análisis, efectuado en 1996, en colaboración con Grupo Garvalín, que surge la marca de calzado infantil, Biomecanics, una firma segura y confiable que hoy diseña sus modelos de zapatos de acuerdo a los resultados estudiados en esta institución.

 

Por supuesto, en el IBV también se ha profundizado en el tema del calzado minimalista, dada la popularidad y el interés que ha generado en los últimos años. En dicho estudio, se han obtenido varios resultados, uno de los cuales evidencia que el calzado infantil minimalista provoca un aumento de las caídas de los más pequeños en hasta un 7,5%.

 

Por otra parte, concluye que al se un tipo de calzado con apenas una estructura funcional mínima, la longitud de paso es variable en lugar de ser repetitiva, lo que en consecuencia incide en una mayor inestabilidad.

 

La importancia de elegir un buen calzado infantil

Como ya comentábamos en párrafos anteriores, los pies son una de las partes más importantes del cuerpo y es preciso protegerlos, sobre todo en los primeros años de vida. Es muy importante darle la importancia que merecen durante todas las etapas del crecimiento y muy particularente. desde que nacen hasta los tres años aproximadamente. En cada fase debemos escoger un buen calzado infantil en función de las necesidades de cada niño y cada edad, evitando con ello futuras consecuencias negativas como por ejemplo, caídas, pisadas incorrectas, posturas forzadas o malformaciones en los dedos. 

 

  • Para empezar, no hay que perder de vista que el zapato que compres no debe alterar su manera de caminar ni perjudicarle al dar sus primeros pasos. Es un complemento con el que deben aprender a andar y el cual les debe dar seguridad y sujeción para proporcionarles la estabilidad que necesitan y el apoyo para desarrollar y formar los músculos, ligamentos y articulaciones. 
  • Por otra parte, además de contemplar y valorar su estética, es indispensable que les pueda servir de abrigo y protección
  • Igualmente importante es saber elegir un calzado infantil según la etapa y la edad y  no olvidarnos de que aunque si bien es cierto que para los recién nacidos hasta los 8 o 9 meses, el calzado infantil cumple una función básicamente de abrigo y estética, no es menos cierto que no por ello debemos elegir un zapato cualquiera. 

Según el estudio realizado por el IBV en el que también entraban en  comparativa el calzado Biogateo de Biomecanics y el calzado convencional, se determinó que ninguna de estas dos clases de calzado provocan peligro de caída. Tan solo el calzado minimalista es responsable de que exista este riesgo ya que carece de  un elemento estabilizador externo que no limita la movilidad del pie y  que integran todos los zapatos de Biomecanics. 

 

Concluyendo, queda evidenciado científicamente que tanto el calzado convencional como el de Biomecanics, son siempre la opción idónea frente a un calzado minimalista que lejos de promover un aprendizaje más natural para andar, provoca más caídas en el pequeño.

 

Así pues, atendiendo a todos los datos proporcionados por el IBV, detallamos a continuación las pautas que debe cumplir un calzado infantil adecuado.

 

Cualidades del zapato ideal para los más peques 

Ciertamente, aunque es la estética y el diseño del calzado lo que en un principio nos entra por el ojo, antes de comprar unos zapatos de niños, debes cotejar que incluyan una serie de características fundamentales que puedan aplicarse  a cualquier tipo de zapato y a zapatos para todas las edades.

  • En primer lugar es conveniente que esté fabricado con materiales transpirables de alta  calidad  y que ofrezcan la máxima protección en todo tipo de ambientes. 
  • Asimismo, precisará llevar contrafuertes reforzados, que controlen la sujeción del pie y el tobillo por igual, y  que posibiliten la movilidad del pie sin ningún tipo de límite y sin oprimir. Es muy conveniente que las punteras sean cuadrangulares con suficiente espacio para la movilidad de los dedos.
  • En línea con el punto anterior, para proporcionar sujeción comprobaremos que el zapato incluye cierres de velcro, cordones o hebillas, asegurándonos de qué cierre es el más apropiado en cada etapa.
  • Igualmente, las suelas de un calzado infantil tienen que ser de goma, flexibles y antideslizantes. De esta forma, andarán cómodamente sin forzar demasiado para flexionar el pie y evitarán caídas y resbalones. Cabe resaltar que  para los bebés recién nacidos hasta los 9 meses, el calzado debe ser sin suela y fabricado en piel muy suave y blanda o con materiales naturales.
  • Por último, será necesario que conserve una estructura funcional mínima que posibilite la estabilidad natural que el niño disfruta cuando va descalzo.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escanea el código