Marketing Omnichannel: Consejos para desarrollarlo

El marketing ha ido evolucionando a lo largo de los años. Los que surgiera como una técnica para vender más, ha ido convirtiéndose en todo un mundo con distintos matices. Con el desarrollo de nuevos canales de comunicación el marketing ha tenido que ir adaptándose tanto a las nuevas vías a través de las cuales se comunica su target como a lo que se espera de cada una de esas vías.

El omnichannel se refiere a aquellas estrategias de marketing que son desarrolladas en múltiples canales pero de forma congruente y complementaria entre ellas. Anteriormente los usuarios solo contaban con los medios tradicionales para acceder a información de un producto, hoy en día, son tantos los canales que los esfuerzos se pueden disipar si la estrategia no se hace de forma congruente entre ellos. De esto se trata el Omnichannel Marketing. Se trata de buscar esa homogeneidad y compatibilidad entre canales.

Dependiendo de la naturaleza del negocio o del producto llevar a cabo una estrategia de este estilo puede llegar a ser complejo. Por ello en este marketing en un minuto cubriremos algunas recomendaciones fundamentales para la creación de tu próximo plan omnichannel:

Analiza el panorama

Lo primero que recomendamos hacer es analizar de forma integral cual es el scoop de medios que tienes a tu disposición. Este análisis debe de ser realizado de forma realista, tomando en cuenta los recursos con los que cuentas y la naturaleza de la marca con la que estás trabajando. No todas las marcas viven de forma integral en todos los medios, y no todos los presupuestos dan para ser tan ambiciosos como a veces nos gustaría ser.

Una vez que has analizado el panorama haz una lista de cuáles son esos canales en los que tu marca pueda desempeñarse de forma óptima. Con esta lista en la mano ya puedes comenzar a pensar de forma más clara en la estrategia que llevarás a cabo.

Ponte en los zapatos de tu consumidor

Debes imaginarte cómo será la experiencia de tu consumidor sea cual sea el punto de entrada a tu marca. Es decir, si un consumidor ve tu anuncio primero en Facebook y luego visita tu web debe tener una experiencia igual de satisfactoria que la de aquel otro consumidor que primero recibió un email y luego visitó tu timeline de Twitter. Lo mismo con los e-commerce. Si tienes la tienda en el móvil y en la web, la experiencia debe ser totalmente homogénea y complementaria a la vez. En todos los caso, sin importar cuál sea el primero y el último punto de contacto de tu consumidor, si quieres guiarlo a través del embudo para conseguir que complete una compra, la experiencia debe ser complementaria entre canales, sin importar cuál sea el camino que tome, todos deben llevar al mismo destino con una experiencia lo más homogénea posible entre ellos.

Homogéneo no quiere decir reiterativo ni repetido

Las estrategias omnichannel buscan la homogeneidad entre canales, sin embargo esto no quiere decir que uno deba ser clónico del otro. Cada canal tiene sus formas de comunicarse, y a pesar de que tratemos de dar el mismo mensaje en todos, la idea es saber cómo traducir ese contenido al lenguaje de cada una de las plataformas en las que ha de convivir.

Mide todo

En este tipo de estrategias, una vez aplicadas, se vuelve más vital que nunca medir los resultados de cada uno de los canales. Y más allá de eso, es necesario medirlos de forma integrada. Estas son estrategias vivas, que cambian de forma constante a medida que vas evaluando cuáles son los resultados que te va dando cada una de las tácticas que has decidido implementar. Se vuelve fundamental entender cuál es el camino que recorre el consumidor y cómo fluye a través del embudo de conversiones. Esto únicamente lo podemos determinar a través de las métricas que te ofrece cada uno de los canales.

Integra tus canales

Por ejemplo si se trata de un e-commerce, y un usuario agrega a su carrito en el móvil un producto, cuando acceda a través de la web a la tienda, el producto debe seguir estando en el carrito. Si un usuario hace un comentario en la sección de ayuda del móvil, debe ser capaz de ver tu respuesta a través de cualquier otro canal por el que él decida acceder. Que se estén manejando distintos canales no debe representar una dificultad para el consumidor, por el contrario, debe traducirse en sencillez y eficacia a la hora de acceder a tu producto.

Entender el omnichannel como homogeneidad y a la vez comprendiendo la naturaleza de cana canal será lo que represente el éxito de tu estrategia. Para finalizar, no confundas homogéneo con aburrido. A la hora de comunicar cada canal debe tener su encanto sin perder la relación con los otros medios a través de los que se mueve tu marca.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesitas ayuda?