4 Iniciativas para priorizar a la fuerza de trabajo este 2021

El 2020 nos dejó estructuras remotas de colaboración, y con ellas, un nuevo modelo de trabajo que llegó para quedarse; sin embargo, para que estos esfuerzos sean sostenibles, es necesario priorizar los recursos humanos de una empresa.

 

De acuerdo con un estudio realizado en enero 2021 por Deloitte, existen varios factores a considerar al momento de plantearse una estructura híbrida (on-site y off-site) de operación.

1. Balance entre Tecnología y Recursos Humanos

La tecnología no se detiene, y este año, no fue la excepción. Hoy en día existen diversos programas que optimizan gran parte de las tareas administrativas de una compañía, como por ejemplo, softwares de administración de recursos humanos y nómina que incluso te ahorran iniciar sesión en el SUA, además de llevar control de acceso, asignación de tareas, y más.

 

Una forma de reducir la creciente carga de trabajo de nuestros empleados y maximizar la efectividad de nuestros procesos, es incorporar este tipo de tecnología en su día a día.

2. Ver el bienestar como un pacto entre patrón y colaboradores

Mantener el bienestar de la fuerza de trabajo es crucial para sostener el ritmo de operación de cualquier compañía. El pacto en cuestión es un acuerdo entre iguales, sustentado entre la transparencia, la confianza y la honestidad. Si bien no consta de un documento escrito, sí debe manifestarse en cada estrategia implementada por la organización, con los líderes de la organización poniendo el ejemplo.

 

Parte de esta transparencia se encuentra en las cuentas claras. Es obligación de un patrón hacer llegar a su colaborador sus recibos de nómina timbrados; en caso de que tu empleador no te los envíe en formato digital o comparta de manera física, consulta el visor de nómina SAT, donde podrás encontrar el historial de tus pagos dentro del año fiscal pertinente y el CFDI correspondiente a cada uno de ellos.

3. Encontrar bienestar a través del sentido de pertenencia

En un mundo más conectado que nunca, es difícil entender que los colaboradores busquen resonancia en organizaciones y profesionales que compartan sus valores y metas; sin embargo, a partir de la implementación de la oficina remota, las ocasionales charlas con el resto de los trabajadores al momento del café o la hora de la comida, han quedado de lado. Esto crea una sensación de aislamiento y soledad que, como organización, hay que combatir a través de actividades que motiven el mantenimiento de estos vínculos.

 

Uno de los retos más grandes que puede enfrentar una organización en cuestión de clima y cultura laboral es hacer sentir a sus empleados contratados por outsourcing, parte del equipo. Es importante buscar la forma de integrarlos y crear una cohesión que les permita sentirse parte de algo más grande.

 

4. Enfatizar el valor de la contribución

 

A través del trabajo que los colaboradores entregan día con día, se espera que contribuyan con las metas de la organización. En este mundo en que las tareas se manejan de manera remota, que el trabajo diario se mantenga alineado con los objetivos corporativos reside de nuevo en el pacto entre colaboradores y compañía, bajo la suposición de que todos tienen la misma responsabilidad y compromiso.

 

Sin embargo, aún con relaciones basadas en la confianza y desempeño sólido, los trabajadores pueden no percibir sus contribuciones como valiosas. De ahí que sea responsabilidad de la organización proveer mecanismos claros de motivación, como incentivos y sesiones de retroalimentación constantes.

 

Dentro de cualquier organización, los colaboradores son la materia prima y el motor que permite su crecimiento; por eso, es necesario trabajar a diario para construir una fuerza laboral sólida, apoyada y en constante evolución.

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesitas ayuda?