El coworking en la nueva normalidad

Los últimos años han sido testigos de un éxito sin precedentes para los espacios de coworking. Este crecimiento acelerado se ha derivado del cambio revolucionario en el espacio de trabajo tradicional hacia un espacio de trabajo conjunto más flexible, accesible y asequible. Sin embargo, este año hemos tenido una situación inesperada, la pandemia asociada a la COVID-19. A continuación, hablaremos sobre cómo esta pandemia ha afectado los espacios de coworking en Barcelona y en todo el mundo, y el futuro del mismo.

Hablemos del coworking

Los espacios de coworking vienen en todas las formas y tamaños. Desde escritorios compartidos hasta escritorios individuales e incluso oficinas privadas. No existen reglas estrictas en lo que respecta a lo que es un espacio de coworking. ¿El único factor común? Al trabajar en un espacio de oficina de forma compartida, estarás rodeado de otros profesionales, ya sean grupos de empleados de la misma empresa o autónomos independientes.

Los espacios de coworking, como los de cloudworks, suelen ser reconocidos por sus modernos diseños. Se trata de habitaciones grandes con escritorios, sofás, pufs, paredes con plantas, tenis de mesa y hasta columpios colgantes. Están diseñados para atraer a las personas a querer trabajar allí en lugar de trabajar desde casa de forma aislada.

El coworking como alternativa ante la COVID-19

Con el impacto de la pandemia que entró en vigor en el 2020, la disminución de costos se ha observado en todos los mercados, además del incremento de trabajo desde nuevos espacios (distintos a las oficinas tradicionales). En este sentido, el coworking ha surgido como una alternativa económica y efectiva para las empresas.

Pero hay muchas más razones por las que el coworking ahora tiene un papel mucho más protagónico y beneficioso para las empresas:

El teletrabajo tiene sus propios desafíos

Si bien el modelo de trabajo desde casa habría funcionado bien durante el aislamiento, muchas empresas, sin embargo, pueden no quererlo como cultura. Son muchas las empresas y entidades comerciales que aún necesitan que los empleados trabajen en un entorno de oficina.

En pocas palabras, el ecosistema general debe ser propicio para que un empleado sea productivo.

Las grandes empresas buscarán espacios más pequeños

Muchas empresas tendrán que practicar el distanciamiento social durante un tiempo prolongado, lo que significa que sus espacios físicos no serán ocupados, por lo que necesitarán frenar el gasto de capital o los compromisos a largo plazo. Y es ahí donde el coworking es una excelente solución, pues ofrece soluciones de infraestructura flexibles y establecen precedentes para prácticas seguras y saludables.

No son solo proveedores de espacio, brindan una solución completa

La pandemia ha hecho evolucionar los espacios de coworking, llevándolos a ofrecer soluciones de espacios de trabajo totalmente integrales, por lo que ahora brindan productos para todo el espectro de requisitos de trabajo, incluido el trabajo en conjunto, soluciones empresariales para trabajo individual y el trabajo remoto.

Además, muchos espacios de coworking están logrando ofrecer experiencias únicas al proporcionar servicios de vanguardia como gimnasios, cafés, guarderías y administrar el ecosistema de trabajo completo al brindar alianzas, eventos y enfoque comunitario para los ocupantes.

En conclusión

Si bien trabajar desde casa puede parecer atractivo, pasado un tiempo, podría afectar la eficiencia operativa y la productividad, ya que la gestión del equilibrio entre la vida laboral y personal de los empleados podría surgir como un área de preocupación. En este sentido, los espacios de coworking son una excelente alternativa, pues son una opción práctica y económica, cuentan con la infraestructura adecuada y promueven un entorno de trabajo agradable y seguro para los empleados.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesitas ayuda?