El único activo que nunca se desvalorizará es tu conocimiento

“El conocimiento os hará libres”. A pesar de que esta frase del filósofo griego Sócrates fue pronunciada hace siglos, nunca ha dejado de estar de moda. Lo cierto es que, a lo largo de la Historia, ha sido a través del conocimiento que las sociedades han podido evolucionar y crecer, y es a través del conocimiento que los seres humanos tenemos la posibilidad de crear expectativas de futuro y mejorar nuestra calidad de vida actual. En este sentido, formarnos en centros tan prestigiosos como por ejemplo la UNAM es una apuesta segura, tanto si queremos aprender para entrar en el mercado laboral en un futuro, como si ya hemos creado nuestro propio proyecto emprendedor y queremos nutrirlo para su consolidación.

Nunca dejamos de aprender, o al menos nunca deberíamos. De hecho, es un error pensar que nuestra etapa de aprendizaje termina cuanto finalizan nuestros estudios y nos ponemos a trabajar. Seguir aprendiendo es necesario para seguir creciendo como personas, e incluso es el pasaporte a mejorar nuestro puesto de trabajo cuando ya nos encontramos en la etapa laboral de nuestra vida.

Aprender para ser un emprendedor con futuro

El aprendizaje como un modo de vida se vuelve especialmente imprescindible cuando nos insertamos laboralmente en campos o disciplinas que están en continuo cambio –como puede ser el ejemplo de la comunicación u otros trabajos directamente relacionados con las nuevas tecnologías- o cuando nosotros mismos somos emprendedores, creadores de nuestro propio negocio, y tenemos que estar en continua reinvención para que nuestro proyecto se adapte a los tiempos y a las novedades.

¿Estudiar y trabajar? Ahora es posible

Y aunque es cierto que trabajar y estudiar al mismo tiempo no siempre es fácil, en la actualidad encontramos numerosas alternativas que nos hacen este camino más fácil. La opción más cómoda y flexible es, sin duda, estudiar a distancia o estudiar desde casa. Esto es posible gracias a la gran revolución tecnológica que estamos viviendo en las últimas décadas. Si hace unos años planteásemos la idea de graduarse online, creeríamos que era imposible. Sin embargo, realizar una carrera en línea UNAM es en la actualidad una opción por la que cada vez más personas se deciden. EL motivo principal son todas las ventajas y facilidades que supone, entre ellas:

  • Sin desplazamientos: los estudios online nos permiten que podamos aprender desde cualquier sitio. Desde nuestra propia casa, desde la biblioteca de nuestro barrio, desde nuestro lugar de trabajo. Incluso si realizamos una formación cuyos exámenes son presenciales, no es necesario ni siquiera necesario mudarse a la ciudad en la que se encuentra nuestra universidad. Si trabajamos en otro lugar, podremos seguir haciéndolo y trabajando al mismo tiempo.
  • Sin horarios: la mayoría de las formaciones online pueden seguirse por streaming, pero también en diferido. Con lo cual, podemos mantener nuestros horarios de trabajo y compaginarlos con los estudios.
  • Estudios de aplicación directa: si tenemos nuestro propio negocio o estamos estudiando una formación relacionada con nuestro trabajo, podremos aplicar simultáneamente los conocimientos aprendidos a nuestro día a día laboral, lo cual lo hace mucho más motivador.
  • Títulos oficiales: estudiar por internet no convierte a nuestro título menos valioso, sino que puede tener la misma oficialidad que las carreras presenciales.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *