Formación para Crear tu Libertad Financiera

Últimamente se escucha mucho el término de libertad financiera, muchas veces descrita como la sensación de no tener preocupaciones financieras. Esto es, con libertad financiera tienes la independencia de vivir como quieras, sin estrés.

Si surge cualquier problema, ni siquiera pestañeas porque tienes la seguridad de que tus finanzas podrán hacer frente a lo que sea. Sabes exactamente lo que puedes gastar, eres libre de hacer lo que quieras (dentro de tu presupuesto), cuando quieras y sin preocuparte de las consecuencias financieras.

¿Pero cómo puedes conseguir que esta situación se haga realidad? La respuesta es sencilla, con formación en libertad financiera.

¿En qué consiste la libertad financiera?

Podríamos definir la libertad financiera como tener los suficientes ingresos para cubrir tus gastos diarios y un poco más. No consiste en ser millonario, sino de disponer del dinero suficiente para que tú y los tuyos podáis vivir tranquilamente, de modo que puedas dedicar tu tiempo a tus relaciones y a hacer aquello que te gusta, en lugar de trabajar exclusivamente para ganar dinero para vivir.

Llegar a esta situación es posible sólo si te has preparado a conciencia para ello. Por eso, necesitas la formación financiera adecuada que te permita contar con un sistema de inversión sostenible y te enseñe a controlar tus finanzas personalmente, para no depender de terceros.

Conseguir la libertad financiera en 5 pasos

Conseguir la libertad financiera no es fácil, pero tampoco imposible. A continuación te contamos como lograrla en 5 pasos:

Paso 1 – Los cimientos

Ten un sistema automático de flujo de caja y cuenta bancaria que incluya un presupuesto para identificar tus gastos básicos, los variables y los planes de ahorro. Contar con los conocimientos necesarios te servirá como base para lograr este sistema y tener la confianza de lograr tus metas.

Paso 2 – Plan B

Como es poco probable que tu viaje hacia la libertad financiera sea siempre un camino de rosas, crea una red de seguridad para protegerte a ti y a tus seres queridos. Los cursos para aprender a ser libre financieramente te enseñan a cómo crear esta red y a evaluar los riesgos y ventajas de forma realista.

Paso 3 – Paga tus deudas

Paga tus deudas de consumo, como las tarjetas de crédito de alto interés no deducibles de impuestos o los préstamos para coches. Hay varias estrategias para ayudar a pagar este tipo de deudas antes y aprender cómo hacerlo es parte vital en tu camino a la libertad financiera.

Paso 4 – Invertir para obtener ingresos pasivos

Las clases de activos de inversión suelen incluir dinero en efectivo, intereses fijos, acciones y propiedades, con un potencial de crecimiento e ingresos variable. Por ejemplo, aprender a generar rentas inmobiliarias de forma profesional te permitirá tener una fuente de ingresos continua, sin mucho trabajo ni demasiados riesgos.

Paso 5 – Gestiona tu patrimonio

Haber aprendido a controlar y manejar tu patrimonio con modestia, sin gastar en exceso ni ser demasiado generoso con tu dinero, te devolverá muchos beneficios en el futuro. Podrás revisar, controlar y adecuar tu cartera de inversiones cuando sea necesario, para mantenerla siempre actualizada.

Beneficios de la libertad financiera

Ser libre financieramente puede influir en tu vida diaria. Y aunque son muchos los beneficios que descubrirás al haberte preparado para ser libre financieramente, aquí tienes 5 a modo de ejemplo.

1)   Menos estrés

El dinero es una palabra muy poderosa. Para quienes se encuentran en una situación financiera difícil, la sola palabra puede invocar estrés, miedo y temor. Ahí es donde entra en juego la importancia de la libertad financiera. La persona financieramente libre puede tener muchas otras cosas por las que estresarse, pero el dinero no es una de ellas.

2)   Mayores posibilidades de elección

La libertad financiera, simple y llanamente, nos da más opciones. Más opciones de dónde comprar alimentos, qué tipo de trabajo hacer, dónde vivir, dónde enviar a nuestros hijos a la escuela, y mucho más. Puede que la persona financieramente libre no aproveche todas esas opciones, pero las opciones están ahí.

3)   Otra persona no decide tu salario

Cuando trabajas para alguien, es él quien decide cuánto ganas. Incluso si trabajas a comisión, es otra persona la que fija esa tarifa. Puedes poner el 100% de ti mismo, pero sólo recuperarás una parte. Cuando eres libre financieramente, sacas el 100% de lo que pones; nadie más es dueño de los resultados de tu duro trabajo.

4)   Nueva perspectiva

Con la libertad financiera llega una nueva perspectiva. Las decisiones se toman en función de los valores, el estilo de vida y los objetivos vitales, más que del dinero. La parte del dinero sigue siendo importante para la persona financieramente libre, pero no es el factor principal. Como el dinero ya está resuelto, no tiene que ser el factor decisivo en nada.

5)   Aumento de la confianza

La importancia de alcanzar un objetivo como la libertad financiera también te da confianza para establecer otros grandes objetivos. Ya has logrado un objetivo financiero muy grande, así que ¿por qué no ir a por cosas más grandes? Ni siquiera tiene que ser en el ámbito de las finanzas personales. Puede ser un objetivo de salud, familiar, de viajes o de cualquier otro tipo.

 

Conseguir el control de las finanzas personales y, con el tiempo, alcanzar la libertad financiera es la meta de los cursos de formación, además de ser un reflejo de nuestros valores, del modo en que vivimos, de las elecciones que hacemos y de nuestra capacidad para seguir los planes.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

o escanea el código