La digitalización de Iveco en concesionarios y camiones

En el mundo del transporte la rentabilidad está muy ajustada, por lo que se ha calculado que cuando un camión permanece parado algo más de 25 días al año es imposible sacarle dinero.

Ante este problema, la marca Iveco decidió que iba a apostar por la digitalización, para hacer todo lo que estuviese en su mano con el fin de que los camiones parasen lo menos posible.

La digitalización se ha ido haciendo en varios pasos

El mundo del camión es muy tradicional, cada vez menos, por lo que un concesionario Iveco no se podía digitalizar de la noche a la mañana. La marca lo ha hecho muy bien, y ha ido dando pequeños pasos que comenzaron ya en 2015, haciendo un análisis de la situación.

Para ir adaptándose a los vehículos conectados comenzaron formando a los empleados dándoles cursos para prepararlos, con el fin de evitar lo que ocurre con algunas marcas de coches cuyos trabajadores no saben bien cómo enfrentarse con las funciones de los modelos más nuevos.

En 2018 comienzan a conectar los camiones a la marca

Fue en 2018 cuando comenzó la verdadera digitalización, una vez formados los empleados y no antes. En ese año conectan los primeros camiones a la marca y acumulan volúmenes ingentes de datos con la finalidad de prevenir que los vehículos entren en el taller, o que si lo hacen pasen el menos tiempo posible en él, con el objetivo de que los camiones estén funcionando durante el 90% del año.

La marca de  camiones Iveco comienza en ese mismo año la que creemos que es la parte más importante, la del trabajo duro con los concesionarios como Covei, pues de nada sirve todo este proceso si los concesionarios en los que se arreglan los camiones no están implicados.

¿Cómo se benefician las empresas y los conductores de esta digitalización?

Cuando se lleva a cabo un proceso como este, con años de trabajo, está claro que todo debe tener un fin, ir en una dirección que beneficie a los clientes.

Uno de los beneficios es avisar a los clientes con tiempo del fallo de un camión. Por ejemplo, un conductor está recorriendo España con su camión haciendo repartos e Iveco detecta (el camión está conectado) que está a punto de fallar un sensor o que ha fallado ya y el conductor no se ha dado cuenta.

Gracias a esta conexión, el chófer puede reservar una cita cuando mejor le convenga en Covei, cuando acuda con el camión la pieza que necesita lo estará esperando y el mecánico estará listo para comenzar la reparación.

Iveco se ha tomado esto tan en serio, que incluso ha formado al personal en comunicación no verbal, con el fin de que si el camionero no habla español se pueda entender con los mecánicos y el personal del concesionario.

Otra de las ventajas  es informar en todo momento, por varios canales, al cliente de cómo va la intervención en su camión y sobre todo  que sepa en tiempo real cuando estará listo para volver a la ruta.

En Iveco ha hecho un esfuerzo enorme para avanzar en la digitalización de todo lo que tiene que ver con la marca, apostando por los concesionarios que son los que tratan con los conductores y los que más se pueden beneficiar de todo el tiempo que han invertido para que las reparaciones se hagan lo más rápido posible.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *